Los consumidores jóvenes de drogas encuentran barreras al tratamiento de la hepatitis C

03/12/2018 | Artículos, Noticias de prensa

Los investigadores han identificado varios determinantes de los jóvenes que se inyectan drogas (PQID) que no acceden al tratamiento para la infección por el virus de la hepatitis C (VHC), lo que podría informar las intervenciones para esta población que es clave para disminuir la circulación del virus.

“Es fundamental para los proveedores de atención médica comprender lo que atraviesan los jóvenes que se inyectan drogas cuando están considerando acceder a la atención para el VHC”, afirmó Margie Skeer, ScD, MPH, MSW, profesora asociada del Departamento de Salud Pública y Medicina Comunitaria de la Tufts University School of Medicine.

“Dados los avances y las mejoras en la medicación contra el VHC, se esperaría que la aceptación del tratamiento fuera mucho mayor, pero aún existen barreras”, explicó.

Skeer y sus colegas observan varios factores que reducen la utilización de los tratamientos anteriores basados en interferón, incluida la percepción de riesgo, el desconocimiento y el estigma. Aunque muchos de estos siguen siendo relevantes, los investigadores querían identificar qué podría estar interfiriendo ahora con esta población que se beneficia de los tratamientos antivirales orales de acción directa (AAD, en sus siglas en inglés) mejor tolerados y curativos.

“Pocos estudios han examinado la voluntad de buscar nuevos tratamientos con AADs para el VHC entre las PQID jóvenes, y cómo sus experiencias con el sistema de atención médica contribuyen o impiden sus preferencias de atención”, escribieron Skeer y sus colegas.

Los investigadores basaron su estudio en una investigación anterior que había demostrado que los determinantes sociales influyen en los determinantes a nivel individual que, a su vez, guían las decisiones de los individuos sobre sus necesidades de atención médica y el compromiso con los recursos de atención médica.

El reclutamiento de PQID como participantes del estudio resultó ser un reto, ya que esta población está en gran medida marginada de los recursos tradicionales y las redes de atención médica. Se realizó una “muestra de ubicación y tiempo” por parte de los trabajadores de extensión con conexiones a PQID y/o las agencias basadas en la comunidad que trabajan con ellos. El reclutamiento también implicó acercarse a individuos en los sitios de intercambio de jeringas y en lugares conocidos por el alto uso y tráfico de drogas callejeras. También se recibieron referencias de los médicos de enfermedades infecciosas.

“Al igual que en investigaciones anteriores con esta población, encontramos que los participantes en nuestro estudio fueron tratados mal en entornos clínicos”, dijo Skeer. “Esto fue cierto incluso en un área como Boston con sistemas sólidos implementados para apoyar a esta población”.

En el período comprendido entre febrero y agosto de 2016, se identificaron 24 participantes en el área de Boston, con edades entre 22 y 30 años (promedio de 27 años). Cada uno se identificó como que tenía VHC y posteriormente se confirmó que tenía anticuerpos contra el VHC.

Ningún participante había sido recetado o había tomado tratamiento con AADs. Los participantes acordaron una entrevista en profundidad, cara a cara, con el personal de investigación, que recibió capacitación en técnicas de entrevista cualitativa.

Aunque los investigadores habían estructurado la entrevista en torno a 3 categorías de investigaciones anteriores (predisponiendo determinantes, habilitando determinantes y nivel de enfermedad), en su lugar encontraron 5 temas recurrentes, bajo un dominio paraguas que caracterizaron como “determinantes sociales del compromiso en la atención”:

  • Merecimiento de tratamiento contra el VHC y el estigma.
  • Insatisfacción con las interacciones del proveedor.
  • Percepción de la falta de referencia al tratamiento y continuidad de la atención.
  • Desincentivos en el tratamiento del VHC para las PQID.
  • Nivel de enfermedad: necesidad percibida de tratamiento.

“Encontramos que las interacciones negativas con los proveedores de atención médica durante el proceso de prueba del VHC y el acceso inadecuado percibido al tratamiento del VHC reforzaron la percepción de que las PQID jóvenes no merecen el tratamiento, lo que resulta en una menor disposición a la búsqueda de mejores opciones de tratamiento”, explicó Skeer.

Añadió que los resultados resaltan la necesidad de brindar atención en los entornos “donde las PQID jóvenes se sienten respetados y no estigmatizados”.

“Los participantes dijeron que los proveedores deberían educarse mejor sobre la adicción y abordar el tratamiento del VHC con esta población de manera que les permita sentirse como personas con una enfermedad crónica, en lugar de ser tratados como ‘adictos’ y ‘drogadictos’”, dijo Skeer.

El estudio, ‘Hep C’s Like the Common Cold’: Understanding Barriers Along the HCV Care Continuum Among Young People Who Inject Drugs, fue publicado en Drugs and Alcohol Dependence.

 

Fuente: mdmag.com

Noticia traducida por ASSCAT

03/12/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post