Las personas que se inyectan drogas tienen una alta tasa de curación de la hepatitis C a pesar de la adherencia intermitente al tratamiento

26/11/2018 | Artículos, Noticias de prensa

La mayoría de las personas que se inyectaron drogas completaron el tratamiento con sofosbuvir/velpatasvir (Epclusa) y lograron una respuesta virológica sostenida (RVS) en un entorno real, incluso habiendo tenido interrupciones en la terapia, según un estudio presentado en el AASLD Liver Meeting 2018.

El virus de la hepatitis C (VHC) se transmite fácilmente a través de jeringuillas compartidas y las personas que se inyectan drogas tienen altas tasas de incidencia y prevalencia de VHC en todo el mundo. Los expertos destacan que el tratamiento generalizado de los usuarios actuales y anteriores de drogas inyectables será necesario para cumplir con el objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de eliminar la hepatitis C como una amenaza para la salud pública para el 2030.

Sin embargo, muchas personas que se inyectan drogas no han sido evaluadas para detectar el VHC y no conocen su estado. Además, a esta población tradicionalmente se le ha negado el acceso al tratamiento debido a las preocupaciones sobre la mala adherencia o reinfección después de curarse. No obstante, los ensayos clínicos han demostrado que las personas que se inyectan drogas pueden lograr altas tasas de curación utilizando antivirales de acción directa (AADs).

La Dra. Elana Rosenthal, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, presentó los resultados del estudio ANCHOR, que evaluó el tratamiento de la hepatitis C ofrecido en un centro de reducción de daños urbanos en Washington, DC. A principios de este año, Rosenthal informó que la combinación del tratamiento del VHC con la terapia de sustitución de opioides con buprenorfina mejoró la adherencia y redujo los daños asociados con la inyección de drogas.

En la reunión de AASLD, Rosenthal presentó los resultados de un análisis de cómo la adherencia de medicamentos y las brechas en la terapia afectan el éxito del tratamiento.

El estudio reclutó a 100 participantes con infección crónica por VHC y trastorno por uso de opioides que se habían inyectado drogas en los últimos 3 meses. Tres cuartas partes eran hombres, más del 90% eran de raza negra y la edad media era de 57 años. Alrededor de un tercio tenía cirrosis compensada, pero se excluyeron aquellos con enfermedad hepática descompensada.

Alrededor del 60% dijo que se inyectaron opioides al menos una vez al día, un tercio informó haber compartido receptivamente el equipo de inyección (lo que significa que alguien más lo usó primero) durante los últimos 3 meses y el 40% informó sobre el consumo peligroso de alcohol. En este análisis, sólo un tercio estaba en terapia de sustitución de opioides para la adicción.

Rosenthal describió a los participantes como una “población increíblemente marginada”. Aproximadamente la mitad estaban sin hogar o alojados de manera inestable, el 92% tenía antecedentes de encarcelamiento y más del 90% no tenía ingresos o sólo recibía ayudas del gobierno.

A todos los participantes del estudio se les prescribió 12 semanas de tratamiento con Epclusa, un régimen pangenotípico de una pastilla, una vez al día, que es eficaz contra todos los genotipos del VHC. La medicación se dispensó en frascos que contenían 28 píldoras al inicio del estudio y en las semanas 4 y 8.

El equipo de Rosenthal midió la carga viral de VHC en la semana 4 como un marcador temprano de adherencia y preguntó acerca de las interrupciones en el tratamiento, la cantidad de frascos de pastillas terminadas y, para aquellos que terminaron las tres botellas, cuándo se tomó la última.

La adherencia fue buena en general. La asistencia a la visita de seguimiento de 4 semanas fue del 88%, y en ese momento el 89% tenía una carga viral de VHC indetectable (<200 UI/ml). La asistencia bajó a 70% en la visita de 12 semanas, pero regresó a 88% en la última visita de 24 semanas.

La tasa de curación general fue del 78% en un análisis por intención de tratar de los 93 participantes que completaron 12 semanas de seguimiento posterior al tratamiento. Uno de cada 10 fracasó en el tratamiento virológico, el 9% se perdió durante el seguimiento y una persona falleció. En un análisis por protocolo de los 82 individuos que permanecieron en el estudio, la tasa de RVS fue del 88%.

La carga viral en la semana 4 fue un buen predictor de qué personas se curarían. Entre aquellos con ARN del VHC no detectable en ese punto 4, el 86% logró la RVS, en comparación con sólo el 25% de aquellos con carga viral detectable.

La mayoría de los participantes terminaron las tres botellas de Epclusa, y su tasa de RVS fue del 85%. Otras siete personas tomaron al menos dos botellas llenas, con una tasa de RVS del 71%. Sin embargo, ninguno de los seis participantes que terminaron menos de dos botellas se curaron.

Veinte personas terminaron el tratamiento a tiempo en 12 semanas, logrando una tasa de RVS del 95%. Otras 43 personas tardaron más en completar las 12 semanas de medicación debido a las brechas en la terapia, pero aún tenían una alta tasa de curación del 88%. Trece personas no completaron el tratamiento y su tasa de RVS cayó a 38%.

“Mientras los pacientes completaran la cantidad prescrita, la adherencia intermitente no se asoció con tasas de curación reducidas”, explicó Rosenthal.

Trece participantes informaron brechas de tratamiento en algún momento durante el curso de tratamiento de 12 semanas. Nueve de estas interrupciones duraron 10 días o más, siendo la más larga 70 y 196 días. Las razones de la interrupción del tratamiento incluyeron la pérdida o el robo de medicamentos, la hospitalización, el encarcelamiento y el ingreso a un tratamiento de medicamentos para pacientes hospitalizados.

Las personas sin brechas de tratamiento tuvieron una tasa de RVS del 86%, en comparación con el 67% de las personas con interrupciones. Todos los que tuvieron brechas que duraron de 3 a 10 días, así como las dos personas con las brechas más largas, se curaron. Sin embargo, tres personas con brechas intermedias de 14, 15 y 30 días no lograron RVS.

“La probabilidad de curación no se vio afectada por las inyecciones diarias, el alojamiento inestable, el consumo peligroso o la falta de terapia de sustitución de opioides”, afirmó Rosenthal.

“Las PQID (personas que se inyectan drogas) tienen altas tasas de finalización de la terapia con AADs y logran altas tasas de RVS”, concluyeron los investigadores. “La adherencia intermitente no parece afectar los resultados de RVS, incluso en pacientes con interrupciones en el tratamiento. La finalización de al menos 8 semanas de Epclusa es importante para lograr la RVS”.

“Nuestros datos demuestran que las personas que se inyectan drogas pueden alcanzar la RVS a tasas comparables a las poblaciones que no usan drogas, incluso si la adherencia es intermitente”, dijo Rosenthal. “Por lo tanto, no hay ninguna justificación para excluir a las personas que se inyectan drogas para que no sean tratadas. De hecho, las personas que se inyectan drogas deben representar una población única de alta prioridad, ya que el uso de drogas inyectables sigue siendo la razón principal para la transmisión continua del VHC en EEUU. Por tanto, el tratamiento de las personas que se inyectan drogas ayudará a prevenir nuevos casos de VHC”, añadió.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Kattakuzhy K et al. (Rosenthal E presenting). High SVR in PWID with HCV despite imperfect medication adherence: data from the ANCHOR study. AASLD Liver Meeting, San Francisco, abstract 0018, 2018.

Noticia traducida por ASSCAT

26/11/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post