La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido mayores compromisos para ampliar los servicios de pruebas y tratamiento del virus de la hepatitis C (VHC) para las personas que se inyectan drogas y las personas en las cárceles.

En un análisis publicado coincidiendo con la conferencia Harm Reduction International en Oporto, Portugal, la OMS informa que las personas que se inyectan drogas aún se pasan por alto en más de un tercio de los planes nacionales contra la hepatitis, y las necesidades de las personas en las cárceles se pasan por alto en dos terceras partes de los planes nacionales.

Además, incluso cuando se planifican los servicios, pueden imponer restricciones como la abstinencia del uso de drogas para ser elegibles para el tratamiento o pueden requerir cobertura de seguro de salud para obtener tratamiento.

La OMS dice que aproximadamente 400.000 personas que se inyectan drogas adquieren hepatitis C cada año, de un total global estimado de 1,75 millones de nuevas infecciones por año.

La OMS ha asegurado que la escalada de servicios de reducción de daños reduce el riesgo de contraer hepatitis C (programas de agujas y jeringuillas y terapia de sustitución de opioides) debe ser una parte importante de la prevención de la hepatitis C entre las personas que se inyectan drogas.

El resumen de políticas de la OMS destaca la importancia de abordar las barreras estructurales, como la criminalización del uso de drogas para mejorar el acceso al tratamiento.

La mejora de los servicios de salud de la prisión y la disponibilidad de pruebas y tratamientos voluntarios para la hepatitis C para todas las personas que ingresan en las cárceles también son prioridades para la eliminación de la hepatitis C, ya que la prevalencia de la hepatitis C en los reclusos es mucho mayor que en la población general. Las personas en prisión también corren un alto riesgo de contraer hepatitis C, al compartir el equipo de inyección y otras exposiciones a la sangre.

La OMS también destaca que la expansión de la cobertura de tratamiento para las personas que se inyectan drogas y otras poblaciones clave requerirá mayores reducciones en el coste de los antivirales de acción directa.

La OMS también destaca varios ejemplos de planes nacionales que han priorizado las pruebas y el tratamiento para las personas que se inyectan drogas:

  • Australia publicó recientemente su quinta estrategia nacional (2018-2022) en el camino hacia la eliminación de la hepatitis para 2030. El país utilizó un enfoque simplificado para la prestación de servicios, integrando las pruebas de hepatitis, el tratamiento y la reducción de daños para las personas que se inyectan drogas en sitios descentralizados, y participando compañeros de trabajo y médicos generales. La implementación concertada de las pruebas y el tratamiento del VHC en varias prisiones muestra la eliminación en estos entornos es posible.
  • India lanzó un plan de acción nacional para combatir la hepatitis viral en febrero de 2019, dirigido a personas que se inyectan drogas como una población prioritaria, con el objetivo de ofrecer 1,000.000 de tratamientos con antivirales de acción directa cada año durante los próximos 3 años.
  • La República Islámica de Irán tiene un plan nacional de hepatitis de 3 años que propone intervenciones para las personas que se inyectan drogas y las personas en las cárceles. Los antivirales de acción directa se pueden obtener por tan sólo 81 dólares, pero sólo para personas con seguro de salud. Muchas personas que se inyectan drogas y personas que se encuentran en cárceles sin seguro enfrentan un coste mayor de 2.200 dólares.
  • Ucrania está desarrollando una estrategia nacional para contener la tuberculosis, el VIH y la hepatitis viral. Los antivirales genéricos de acción directa ahora están disponibles por menos de 100 dólares. La colaboración efectiva con el Ministerio de Justicia permitió realizar pruebas de VHC a 1.000 personas en prisiones que viven con VIH en 2018. De estas personas, 50 fueron tratadas con antivirales de acción directa logrando un tasa de curación del 98%.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Read the WHO policy brief Access to hepatitis C testing and treatment for PWID and people in prisons – a global perspective at www.who.int/hepatitis/publications/idu-prison-access-hepatitis-c/en/.

Noticia traducida por ASSCAT

23/05/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post