La infección bacteriana del corazón, en aumento entre las personas con hepatitis C en Estados Unidos

07/07/2020 | Noticias de prensa

Los diagnósticos de endocarditis infecciosa, una infección bacteriana de las válvulas cardíacas que pone en peligro la vida, se han vuelto más comunes en los últimos diez años entre las personas con hepatitis C y las personas con trastorno por consumo de opioides en los Estados Unidos, pero los casos disminuyeron entre las personas que viven con el VIH, según muestra gran estudio publicado en la revista Clinical Infectious Diseases.

La endocarditis infecciosa es causada por bacterias que ingresan al torrente sanguíneo, a menudo a través del uso de drogas inyectables. La endocarditis infecciosa puede provocar insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular y es una causa común de muerte en personas que se inyectan drogas.

Para investigar la prevalencia de la endocarditis infecciosa, los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) analizaron las bases de datos de seguros de salud públicos y comerciales de Medicaid para encontrar casos de endocarditis infecciosa entre 2007 y 2017. Utilizaron las bases de datos para producir estimaciones de incidencia ponderadas basadas en la población de los EEUU para cada año, de 2007 a 2017. Las bases de datos cubrieron alrededor de 26 millones de personas aseguradas a través del seguro del empleador y alrededor del 20% de las personas que califican para Medicaid, seguro público para personas de bajos ingresos, ancianos y personas con discapacidades.

Estimaron una incidencia anual de 13,1 casos por 100.000 personas en 2007 y 13,8 casos por 100.000 en 2017 en personas con seguro comercial, un aumento no significativo.

Los casos aumentaron en personas con hepatitis C, de 172,4 por 100.000 en 2007 a 238,2 por 100.000 en 2017, un aumento anual del 3,2%. Los casos también aumentaron en personas con trastornos por consumo de opioides, de 199,5 por 100.000 en 2007 a 357,1 por 100.000 en 2017, un aumento anual del 5,7%. Los casos también aumentaron en jóvenes de 18 a 29 años (6,6% por año) y en áreas rurales (2,7% por año).

“Este aumento parece ser paralelo a la actual crisis nacional de opioides”, escribieron los autores del estudio.

Los casos disminuyeron en personas con VIH, de 148 por 100.000 a 112 por 100.000, una disminución anual del 4,3%.

La endocarditis infecciosa se puede prevenir mediante el uso de equipos de inyección estériles y la higiene de las manos. El Manual de Seguridad de la Coalición de Reducción de Daños explica los métodos de reducción de daños para reducir el riesgo de infección bacteriana.

Los programas de reducción de daños que proporcionan acceso a equipos de inyección estériles, incluidas agujas y jeringas, cocinas, filtros y agua, así como hisopos con alcohol para limpiar el sitio de inyección y lavar a mano para minimizar la contaminación bacteriana, pueden ayudar a prevenir la endocarditis bacteriana, dicen los autores del estudio.

Los programas de reducción de daños que proporcionan equipos de inyección estériles también tienen el potencial de proporcionar tratamiento para infecciones bacterianas menores de la piel y educar a los clientes sobre la prevención de infecciones bacterianas.

Entre los proveedores de atención médica, un diagnóstico de endocarditis infecciosa, o cualquier infección bacteriana de la piel, debe impulsar la oferta de pruebas de VIH y hepatitis C, así como la discusión de las opciones de tratamiento del trastorno por uso de sustancias, incluida la terapia de sustitución de opioides, concluyeron los autores de un estudio publicado anteriormente. También se basa en datos de seguros comerciales. Descubrieron que sólo al 8% de las personas que se inyectan drogas en los EEUU que se presentaron para recibir atención médica se les ofreció una prueba de hepatitis C entre 2010 y 2017, y las personas que recibieron atención médica por infecciones bacterianas de la piel o endocarditis tenían significativamente menos probabilidades de hacerse la prueba.

 

Fuente: infohep.org

Referencia:

Wong CY et al. Infective endocarditis among persons aged 18-64 years living with human immunodeficiency virus, hepatitis C or opioid use disorder, United States, 2007-2017. Clinical Infectious Diseases, advance online publication 9 April 2020. https://doi.org/10.1093/cid/ciaa372

Noticia traducida por ASSCAT

07/07/2020

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post