La importancia de la detección de la hepatitis C

14/10/2019 | Noticias de prensa

Se estima que 2,4 millones de personas en Estados Unidos viven con hepatitis C, y en 2016, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés) informaron de que aproximadamente 18.000 muertes en EEUU fueron el resultado del virus de la hepatitis C (VHC) como un factor subyacente o contribuyente. Los CDC creen que ese número es una estimación baja de cuál es la cifra real.

El problema es que la mayoría de las personas que viven con el virus ni siquiera saben que lo tienen. Es por eso que los CDC recomiendan la detección única de la hepatitis C para los ‘Baby Boomers’ (los nacidos entre 1945 y 1965), independientemente de los factores de riesgo aparentes.

Sin embargo, a pesar de las pautas recomendadas, sólo una pequeña fracción de este segmento ha sido analizada. Por esa razón, es vital que los médicos de atención primaria desempeñen un papel más activo.

Alexea M. Gaffney, MD, internista en Stony Brook, Nueva York, dice que la detección de la hepatitis C es muy importante porque la gran mayoría de las personas con la infección no tendrán síntomas o tendrán síntomas que los médicos describen como “extrahepáticos” fuera del hígado.

“Sin la detección, perdemos la oportunidad de tratar y curar esta infección antes de que los pacientes o las personas infectadas se vuelvan sintomáticos o progresen a una enfermedad hepática irreversible o cicatrices como cirrosis o desarrollen cáncer de hígado”, afirma Gaffney. “También perdemos la oportunidad de prevenir la insuficiencia hepática y la necesidad de trasplantes de hígado en un número significativo de pacientes”.

Janette Nesheiwat, MD, médico de familia y directora médica de City MD, que opera más de 100 centros de atención urgente, explica que algunas vías de transmisión incluyen la actividad sexual, el uso de drogas intravenosas, la transmisión de madre a hijo durante el embarazo, el pinchazo de aguja o las transfusiones de sangre.

“La detección temprana es importante porque hay una mejor tasa de éxito y resultado si la enfermedad se detecta antes de que se presenten síntomas y complicaciones graves. La detección temprana reduce el riesgo de empeorar las complicaciones, como la necesidad de un trasplante de hígado o la formación de cáncer y la muerte”, explica Nesheiwat. “Ésta es la razón por la que los médicos recomiendan la detección”.

Los médicos de atención primaria han de ejercer un papel más activo

Rusha Modi, MD, MPH, profesor asistente de medicina clínica en la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California, dice que como gastroenterólogo y hepatólogo académico, él ve una amplia gama de pacientes con VHC, desde aquellos asintomáticos hasta aquellos que necesitan salvar vidas con trasplantes.

“Ahora que tenemos tratamientos efectivos que pueden erradicar el virus, hay una oportunidad para que las personas avancen su salud y prevengan complicaciones a largo plazo”, afirma. “No tiene sentido que las personas no estén siendo examinadas”.

Los médicos de atención primaria pueden ser una solución a este problema y tomar medidas en sus prácticas.

“Pueden realizar consultas haciendo preguntas de calificación a los pacientes durante las visitas de pacientes nuevos, los exámenes anuales o las visitas de bienestar”, afirma Gaffney. “También podrían dar un cuestionario a los pacientes preguntando si cumplen con alguno de los criterios. Un solo sí significa que un paciente necesita ser examinado. La prueba se puede ordenar sola o con otros análisis de sangre de rutina”.

La lista de verificación de criterios incluye a aquellos que actualmente o en el pasado han compartido agujas para el uso de drogas intravenosas o pajillas para el uso de drogas intranasales; se ha hecho tatuajes o perforaciones en el cuerpo en una instalación sin licencia; fueron tratados por un trastorno de coagulación de la sangre como la hemofilia antes de 1987; recibió una transfusión de sangre o productos sanguíneos o un trasplante de órganos antes de julio de 1992; están en tratamiento de hemodiálisis a largo plazo; tiene pruebas de función hepática anormales o enfermedad hepática; o trabajar en el cuidado de la salud o la policía y haber estado expuestos a la sangre a través de un objeto filoso, lesión o mordida.

Mark Shaffer, MD, un médico de familia y profesor clínico asistente de medicina familiar y preventiva en la Universidad de Carolina del Sur, dice que el enfoque más simple para configurar la detección de la hepatitis C en la oficina de atención primaria es integrarla en el mismo mecanismo de pedido y seguimiento utilizado para mamografías, colonoscopias y otros servicios de atención preventiva en el examen de mantenimiento de la salud de adultos.

“La mayoría de los registros médicos electrónicos tienen un mecanismo para esto”, explica. “Sin embargo, un desafío es que muchos médicos que visitan a los pacientes se sienten demasiado alejados de las personas que realmente programan su EHR, especialmente en sistemas grandes, para impulsar cambios efectivos. Otro reto es que muchos pacientes no asisten a un examen anual de mantenimiento de la salud, que actualmente es el único momento dedicado para que un médico revise su registro y sus necesidades de atención preventiva”.

Esto ha llevado a una gran cantidad de publicidad directa al paciente para otras medidas de atención preventiva, como las mamografías, y Shaffer sospecha que lo mismo es necesario para mejorar la detección de la hepatitis C.

La comunicación importa

Gaffney dice que los médicos deben informar a los ‘Baby Boomers’, que representan tres de cada cuatro pacientes infectados con el VHC, explicando que recibieron atención médica antes de que las precauciones universales se convirtieran en estándar para la atención médica.

Sin embargo, esto no siempre es tan fácil como parece. “A veces los médicos no quieren arriesgarse a hacer que los pacientes se sientan juzgados por ellos, por lo que pueden no hacer las preguntas adecuadas para evaluar el riesgo de hepatitis C”, explica Gaffney. “También pueden no entender que los pacientes pueden ser asintomáticos y tener un examen y análisis de laboratorio normales y aún tener infección por hepatitis C”.

Además, los pacientes a veces rechazarán las pruebas cuando no entiendan sus factores de riesgo para un proceso de enfermedad, especialmente una infección transmisible.

Aaron Eli Glatt, MD, presidente de medicina en South Nassau Communities Hospital en Oceanside, NY, y portavoz de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América, dice que si bien el cribado es esencial para los ‘Baby Boomers’, la hepatitis C puede afectar a todo tipo de poblaciones, especialmente a aquellas generaciones más jóvenes que estuvieron involucradas en el abuso de sustancias. Él afirma que los médicos deberían hablar sobre los peligros del VHC con todos sus pacientes.

Explica que a menudo el virus pasará desapercibido hasta que haya síntomas, y aunque todavía se puede curar fácilmente, algunas complicaciones que se desarrollen podrían no solucionarse tan fácilmente, por lo que es necesario realizar un examen antes de que el virus entre en funcionamiento.

Glatt cree que la razón por la que más personas no son examinadas se reduce a la apatía. “Para la mayoría de las personas, y creo que esto es especialmente cierto para la población de ‘Baby Boomers’, si no están enfermos, sienten que no tienen el tiempo para ser examinados y no es una prioridad”, explica Glatt. “Los médicos de atención primaria sólo necesitan enfatizar la importancia de este examen y sus pacientes deben aceptar que se haga el examen. Eso podría resolver tantos problemas”, añade.

Glatt dice que un simple análisis de sangre puede ser un indicador si la detección es necesaria y ningún paciente debe asustarse de eso. “Hay una tasa de curación del 98%, y hay muy pocas enfermedades con ese tipo de números”, afirma. “Es costoso, pero el seguro generalmente lo cubre. Una píldora simple una vez al día durante ocho semanas puede curarla. Si alguien está en el rango de ‘Baby Boomer’, tiene todo el sentido del mundo ser examinado”.

 

Fuente: medicaleconomics.com

Noticia traducida por ASSCAT

14/10/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!
Cargar más

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post