La erradicación de la hepatitis C con antivirales de acción directa reduce el riesgo de hemorragia por varices (editorial)

24/02/2020 | Artículos, Artículos científicos

Las varices gastroesofágicas son una posible complicación de la cirrosis que podría dar lugar a hemorragia con una tasa de morbilidad y mortalidad sustanciales.

La infección por el virus de la hepatitis C (VHC) es una de las principales causas de cirrosis y con la llegada de los agentes antivirales de acción directa (AADs), el porcentaje de pacientes curados [con respuesta virológica sostenida (RVS)] del VHC han aumentado de un modo radical y ahora se espera que la mayoría de los pacientes con VHC lograrán una RVS; incluso aquellos con cirrosis establecida.

Dado que los beneficios clínicos a largo plazo del tratamiento antivírico y la RVS no se han demostrado totalmente, pues tienen un seguimiento muy corto, se precisan más resultados a largo plazo. Además, en algunos países las compañías de seguros requieren que haya fibrosis significativa antes de cubrir el tratamiento antiviral del VHC. Esto puede llevar a un retraso en el tratamiento del VHC en pacientes sin cirrosis con hipertensión portal. Por lo tanto, es imperativo evaluar los beneficios a largo plazo de la RVS inducida por los AAD en los pacientes con y sin fibrosis significativa en los estudios observacionales diseñados científicamente y con potencia adecuada. Actualmente los AAD han llevado a nivel global a la curación del VHC en un número sin precedentes de pacientes con cirrosis y ahora ya se dispone de datos de seguimiento a largo plazo, lo que nos permite abordar estas preguntas.

Se presume que la erradicación del VHC puede reducir el riesgo de hemorragia por varices tanto en pacientes con cirrosis previa al tratamiento como durante el seguimiento a largo plazo. En pacientes sin cirrosis previa al tratamiento, la erradicación del VHC puede reducir el riesgo de progresar a cirrosis y de desarrollar hipertensión portal, reduciendo así el riesgo de varices y hemorragia por varices. La erradicación del VHC en pacientes con cirrosis puede detener la progresión de la fibrosis o incluso causar una regresión de la fibrosis, lo que lleva a mejorar la hipertensión portal y a un menor riesgo de hemorragia por varices. Finalmente, la erradicación del VHC podría reducir el riesgo de hemorragia por varices incluso en los pacientes con un mayor riesgo conocido, es decir, aquellos portadores de varices o con sangrado varicoso antes de la RVS.

En este estudio, se utilizan datos del Sistema de Salud de Veteranos (VAHS, en sus siglas en inglés) para examinar las asociaciones entre la erradicación del VHC inducida por los AAD y el riesgo de hemorragia por varices, en los subgrupos clínicamente relevantes descritos anteriormente. Además, el objetivo del estudio que presentan los autores fue investigar otras características asociadas con el sangrado de varices en pacientes que recibieron tratamiento antiviral y lograron RVS.

Resumen

Contexto

Los beneficios a largo plazo en el mundo real de la respuesta virológica sostenida (RVS) sobre el riesgo de hemorragia por varices siguen sin estar claros.

Objetivo

Evaluar la asociación entre la RVS inducida por los AAD y el sangrado de varices postratamiento.

Métodos

Se identificaron pacientes que iniciaron tratamientos antivirales con AADs en el sistema de salud de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos de 2013 a 2015. Se realizó seguimiento a los pacientes hasta el 1 de enero de 2019 para evaluar posible hemorragia por varices gastroesofágicas definidas por códigos de diagnóstico. Se utilizó en los estudios estadísticos la regresión de riesgos proporcionales de Cox multivariables para evaluar la asociación entre la RVS y el desarrollo de hemorragia por varices, ajustando los posibles factores de confusión.

Resultados

Entre los 33.582 pacientes tratados con AADs, 549 (1,6%) desarrollaron hemorragia por varices después del tratamiento (seguimiento medio de 3,1 años). En comparación con ninguna RVS, la RVS se asoció con una incidencia significativamente menor de hemorragia por varices entre todos los pacientes (0,46 frente a 1,26 por 100 pacientes/año, razón de riesgo ajustada [AHR] 0,66; IC del 95%: 0,52 a 0,83), entre los pacientes con cirrosis previa al tratamiento (1,55 vs 2,96 por 100 pacientes/año, AHR 0,73, IC del 95% 0,57-0,93) y entre pacientes sin cirrosis previa al tratamiento (0,07 vs 0,29 por 100 pacientes/año, AHR 0,33, IC del 95% 0,17- 0,65). El riesgo de hemorragia por varices después del tratamiento fue menor en aquellos que lograron RVS frente a ausencia de RVS entre pacientes que tenían varices no hemorrágicas (3,5 frente a 4,9 por 100 pacientes/año) o varices hemorrágicas (12,9 frente a 16,4 por 100 pacientes/año) diagnosticados antes del tratamiento, pero estas últimas diferencias no fueron estadísticamente significativas en los análisis ajustados.

Conclusión

La RVS inducida por los AAD se asocia independientemente con un menor riesgo de hemorragia por varices durante el seguimiento a largo plazo en pacientes con y sin cirrosis previa al tratamiento. Estos hallazgos demuestran un beneficio importante en el mundo real con el tratamiento con AADs.

 

Fuente: Alimentary Pharmacology & Therapeutics

Referencia: Moon AM, Green PK, Rockey DC, Berry K, Ioannou GN. Hepatitis C eradication with direct- acting anti-virals reduces the risk of variceal bleeding. Aliment Pharmacol Ther. 2020;51:364–373. https://doi.org/10.1111/ apt.15586

Artículo traducido y adaptado por ASSCAT

24/02/2020

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post