La mayoría de los países lucharán por eliminar la hepatitis C para 2030, pero debido a la falta de inversión y de voluntad política, no alcanzarán un objetivo acordado internacionalmente establecido por la Organización Mundial de la Salud, según una presentación del Congreso Internacional de Hígado de Viena.

“A pesar del progreso que hemos visto, claramente no lo lograremos”, explicó Gottfried Hirnschall, director de VIH y Hepatitis de la Organización Mundial de la Salud (OMS), durante un simposio sobre la eliminación de la hepatitis viral organizado por la OMS.

La Asamblea Mundial de la Salud acordó objetivos ambiciosos para la eliminación de la hepatitis viral en 2016. Los países se comprometieron a ampliar la prevención, el diagnóstico y el tratamiento para que las muertes causadas por la hepatitis viral se reduzcan en un 65% y las nuevas infecciones se reduzcan en un 90%.

Aunque 124 países tienen planes nacionales para la eliminación de la hepatitis viral, el 42% de los planes no cuentan con fondos nacionales, según Mark Bulterys, jefe del Equipo de Hepatitis de la OMS.

Además, aunque a finales de 2017 se había tratado a 5 millones de personas con antivirales de acción directa (AADs, en sus siglas en inglés), la mayoría de estos tratamientos se realizaban en diez “países campeones” que habían mejorado el tratamiento rápidamente, incluidos Egipto, Brasil y Australia.

Incluso en los países de ingresos más altos, la eliminación de la hepatitis C sólo puede lograrse en unos pocos países para 2030, según las estimaciones del Centro de Análisis de Enfermedades. Nueve países (Australia, Francia, Islandia, Italia, Japón, Corea del Sur, España, Suiza y el Reino Unido) lograrán la eliminación para 2030 a las tasas actuales de diagnóstico y tratamiento.

A pesar de las reducciones dramáticas en los precios de las versiones genéricas de los AAD a menos de 100 dólares por cura, algunos países de bajos ingresos aún están pagando precios sustancialmente más altos, aunque son elegibles para medicamentos de bajo precio bajo acuerdos de licencia voluntaria. El 62% de las personas con hepatitis C viven en países cubiertos por estos acuerdos, que permiten la importación de versiones genéricas de AADs fabricadas bajo licencia voluntaria de la empresa originadora de países como India o Egipto.

La OMS ha calculado cuánto costará eliminar la hepatitis C para 2030. Su modelo, desarrollado por la Dra. Melikha Toy de la Universidad de Stanford, estima que costará 58,8 mil millones de dólares para lograr la eliminación de la hepatitis viral para 2030, un poco más alto que la estimación presentada por la profesora Margaret Hellard, del Burnet Institute, Melbourne, el día de la inauguración de la conferencia.

Pero el Dr. Toy dijo que el coste de la eliminación podría ser considerablemente más bajo si los precios de los medicamentos bajan rápidamente, si los países utilizan acuerdos de licencias voluntarias para obtener medicamentos de bajo coste, y si el coste de los diagnósticos disminuye, especialmente las pruebas de ADN de la hepatitis B. Una gran parte del coste de la eliminación será el coste del monitoreo del ADN del VHB, y gran parte del coste de la eliminación se concentrará en la región del Pacífico Occidental y África debido a la alta carga de la hepatitis B en esas regiones.

El coste de la eliminación agregaría 1,5% al presupuesto total para la cobertura de salud universal propuesto por la OMS en 2017. El presupuesto establece cuánto costaría alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para la Salud para 2030 a través de la cobertura de salud universal en 67 países de ingresos medios. El diagnóstico de la hepatitis y el tratamiento no se incluyeron en ese coste.

“Si observa los datos y pregunta qué está logrando la hepatitis en el contexto de la cobertura de salud universal, se trata simplemente de despegar”, explicó el doctor Gottfried Hirnschall.

“Escuchamos sobre Egipto, Mongolia, Georgia, China, Brasil, pero hay muchos otros países que todavía no se están moviendo. Hay continentes enteros que se están quedando atrás, África en lo que respecta a la hepatitis B, y para la hepatitis C, algunos de los países con mayor carga no se están moviendo lo suficiente, por ejemplo, Rusia, y China aún tiene un largo camino por recorrer a pesar de un impulso positivo que se ha ido acumulando”.

“Se ha creado un movimiento, se ha generado un impulso, se ha demostrado la viabilidad en algunos países, pero muchos otros todavía están buscando a través de la investigación y encontrando excusas fáciles para no hacerlo”.

Para mantener una trayectoria positiva y acelerarla, aún será necesaria la defensa. No debemos dar la impresión de que el VIH está casi terminado, y debemos alentar a los países a que incluyan esos servicios en un enfoque más amplio de financiamiento de la salud, y lo vemos en algunos países, como Tailandia.

“En el caso de la hepatitis, tenemos que desmitificar que el manejo es muy complejo y sólo lo pueden hacer los hepatólogos; estamos en una conferencia de hepatología y tenemos que convencerlos de que no es sólo su trabajo, sino que lo puede hacer cualquier médico general y en algunos entornos de bajos ingresos podría simplificarse aún más, que es lo que hemos visto en el VIH”.

 

Fuente: infohep.org

Noticia traducida por ASSCAT

10/05/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post