La EASL actualiza la Guía sobre COVID-19 en pacientes con enfermedad hepática

03/09/2020 | Noticias de prensa

La Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL) y la Sociedad Europea de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ESCMID) han actualizado su guía sobre enfermedad hepática crónica y COVID-19, publicada en marzo de 2020, para reflejar la evidencia emergente.

Enfatizan que las personas con enfermedad hepática crónica no tienen un mayor riesgo de COVID-19, pero si desarrollan COVID-19, algunas personas con enfermedad hepática pueden tener una enfermedad más grave.

Las personas con enfermedad del hígado graso asociada al metabolismo, también conocida como enfermedad del hígado graso no alcohólico, parecen tener una COVID-19 más grave y esto se correlaciona con la presencia de fibrosis no invasiva. Sin embargo, la EASL y la ESCMID dicen que se necesitan análisis más amplios para estar seguros de que la enfermedad del hígado graso asociada al metabolismo conduce a peores resultados de COVID-19.

No ha surgido evidencia sólida que demuestre que la hepatitis viral esté asociada con peores resultados de COVID-19.

La EASL y la ESCMID dicen que las personas con cirrosis son particularmente vulnerables si se infectan con el SARS-CoV-2. Tienen un mayor riesgo de muerte que las personas sin cirrosis si desarrollan la enfermedad por COVID-19 y deben ser ingresados ​​en el hospital antes que otros pacientes con COVID-19.

Sin embargo, no está claro si las personas con cirrosis que desarrollan COVID-19 tienen un riesgo significativamente mayor de insuficiencia hepática aguda o muerte en comparación con las personas con cirrosis sin COVID-19 que sufren descompensación.

Las personas con cirrosis que ingresan en el hospital con insuficiencia hepática o descompensación deben someterse a una prueba de SARS-CoV-2 lo antes posible.

El tratamiento con corticosteroides para la hepatitis autoinmune no aumenta el riesgo de infección por SARS-CoV-2. Aunque existe alguna evidencia que demuestra que las personas que toman corticosteroides para la hepatitis autoinmune pueden tener una enfermedad COVID-19 más grave, se necesitan más pruebas y la EASL y la ESCMID no recomiendan ningún cambio en la dosis de corticosteroides a menos que el paciente desarrolle linfopenia o un pulmón fúngico o bacteriano. Infección como resultado de COVID-19.

En los casos en que las personas con COVID-19 desarrollan un brote de hepatitis autoinmune, la EASL y la ESCMID alientan a los médicos a considerar el uso de budenósido para tratar el brote, para limitar la exposición total a glucocorticoides en circunstancias en las que se administra dexametasona como soporte respiratorio durante el tratamiento con COVID-19.

Los servicios de trasplante de hígado deben restablecerse lo antes posible, ya que las personas con cirrosis descompensada en la lista de espera de trasplantes tienen un mayor riesgo de muerte debido a la COVID-19. Los candidatos deben aislarse estrictamente antes de la admisión y ser evaluados para detectar posibles síntomas o contactos. Se debe informar a los candidatos que la infección por SARS-CoV-2 en pacientes sometidos a cirugía mayor se asocia con un mayor riesgo de resultados graves de COVID-19. Las medidas estrictas de control de infecciones a lo largo de la vía de atención son esenciales.

No se debe suspender ni reducir la medicación inmunosupresora, excepto en casos de linfopenia o infección micótica o bacteriana. Los médicos deben discutir con los pacientes la necesidad de mantener la medicación inmunosupresora, ya que los pacientes con ansiedad alta que vuelven a calificar la COVID-19 pueden optar por evitar tomar medicamentos inmunosupresores en la creencia de que esto reducirá su riesgo de infección.

En pacientes con trasplante de hígado que desarrollan COVID-19, se deben controlar los niveles de inhibidor de calcineurina e inhibidor de mTOR si se usa algún medicamento para tratar la COVID-19, especialmente inhibidores de la proteasa del VIH, hidroxicloroquina o nuevos fármacos de prueba.

La EASL y la ESCMID también destacan la evidencia emergente sobre coágulos de sangre (tromboembolismo venoso) en personas con enfermedad hepática crónica y COVID-19. Tanto la enfermedad hepática crónica como la COVID-19 aumentan el riesgo de coágulos sanguíneos. El documento de posición recomienda el uso de anticoagulantes en personas con cirrosis e hipertensión portal, con heparina de bajo peso molecular como tratamiento preventivo estándar en cualquier paciente con cirrosis ingresado en el hospital, pero la EASL y la ESCMID dicen que se necesita más evidencia sobre el potencial beneficios del tratamiento anticoagulante de rutina para cualquier persona con cirrosis y COVID-19.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Boettler T et al. Impact of COVID-19 on the care of patients with liver disease: EASL-ESCMID position paper after 6 months of the pandemic. JHEP Reports,4 August, 2020.

Noticia traducida por ASSCAT

03/09/2020

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post