La Comisión Lancet-EASL (European Association for the Study of the Liver) trabaja para conocer mejor las enfermedades hepáticas en Europa, saber las necesidades no cubiertas, el estigma y la falta de equidad

06/09/2018 | Artículos, Noticias de prensa

Las enfermedades hepáticas están aumentando en todo el mundo. Se detecta una falta de información sobre las enfermedades del hígado, una falta de equidad en su asistencia y tratamiento y la persistencia del estigma en las personas que tienen hepatopatía. Por todo ello, desde ASSCAT creemos de gran interés informar de la creación de la Comisión Lancet-EASL para estudiar a fondo posibles soluciones.

Las enfermedades hepáticas están aumentando a nivel global. Se sabe que en la actualidad, la tasa de mortalidad global por hepatitis viral supera a las del VIH/sida. La Comisión Lancet que estudió a fondo todo lo relacionado con la enfermedad hepática en el Reino Unido, proporcionó información sobre el incremento de la mortalidad atribuible a enfermedades hepáticas, habiéndose multiplicado por cuatro el número entre 1980 y 2013. Además la enfermedad hepática es probable que en poco tiempo supere a la cardiopatía isquémica como la causa principal de pérdida de años de vida laboral.

Igualmente, se ha observado que en relación con las tendencias variables en la mortalidad (figura), existen diferencias importantes en la forma en que se organiza la asistencia y el tratamiento de los pacientes dentro de los sistemas de salud. Las características de ciertas poblaciones en riesgo se generalizan a todos los pacientes que sufren del hígado, por ejemplo, las personas que se inyectan drogas o las personas con trastornos por consumo de alcohol, y ello provoca por falta de información, que los pacientes con enfermedad hepática experimenten estigma, que a su vez resulta ser una barrera para lograr una mayor conciencia sobre las enfermedades hepáticas y una falta de equidad para acceder a la atención adecuada.

Figura: Tendencia temporal en la mortalidad por cirrosis y otras enfermedades hepáticas crónicas ajustada por edad en los países europeos entre 1970 y 2016 (fuente: Informe HEPAHEALTH de la EASL).

A principios de este año, la Comisión Lancet-EASL celebró su primera reunión en la sede de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL, en sus siglas en inglés) en Ginebra, Suiza. Partiendo de la base del trabajo realizado por la Comisión Lancet sobre las enfermedades hepáticas en el Reino Unido y los resultados epidemiológicos aportados por la EASL, dicha Comisión identificará los retos y oportunidades que serán clave para abordar la creciente carga de salud en relación con las enfermedades hepáticas en Europa además de considerar la diversidad y los cambios que se han ido produciendo.

La Comisión cuantificará la carga de enfermedad hepática en Europa y examinará las políticas de salud basadas en la evidencia y que pueden reducir el número de muertes causadas por las enfermedades del hígado y la falta de equidad asistencial.

Esta Comisión abordará los estándares óptimos para la atención de los pacientes con enfermedades hepáticas, en particular las dificultades de conexión entre los médicos de atención primaria, especialistas y hospitales; se ha de hacer frente a la falta de equidad en los países europeos, y considerar a los pacientes, a su relación con las infraestructuras clínicas y de investigación; el papel de otros especialistas más allá de la hepatología en el manejo multidisciplinario de las enfermedades hepáticas; la mejora del conocimiento y de la educación actualizada de los médicos de atención primaria; y con una mejor información superar la estigmatización de los pacientes con enfermedades hepáticas.

La enfermedad hepática alcohólica es la principal causa de cirrosis hepática en muchos países europeos y los paralelismos con el tabaco son evidentes. Sin embargo, ha habido pocos avances en materia de impuestos sobre el alcohol, la fijación de precios y la regulación de la comercialización o en el acceso a intervenciones clínicas para la detección temprana de la enfermedad hepática en individuos de alto riesgo.

Actualmente, los avances en hepatología deben responder a la creciente carga de la enfermedad hepática por grasa no alcohólica (EHGNA, en sus siglas en inglés) con una prevalencia estimada de más del 20% de la población general europea, que se acompaña de una prevalencia creciente de obesidad y diabetes tipo 2. En la región europea de la OMS, más del 50% de las personas tienen sobrepeso u obesidad y la prevalencia está aumentando. Como resultado, el hígado graso de causa no alcohólica se está convirtiendo en una indicación prioritaria de trasplante de hígado y causa de carcinoma hepatocelular.

Se sabe que la hepatotoxicidad por alcohol se duplica en la obesidad. Se ha de tener en cuenta que se precisan actuaciones políticas para luchar frente a la obesidad y el alcohol. Además de los desarrollos necesarios e investigaciones para conseguir terapias médicas efectivas para la EHGNA, se precisan decisiones políticas para actuar frente a la obesidad y el alcohol, dichas decisiones deben ser tomadas por responsables de salud a escala paneuropea para disminuir la futura carga de la enfermedad hepática en las poblaciones europeas envejecidas.

Con la llegada reciente de opciones de tratamiento simples y curativas para la hepatitis C, el empuje de esta rama de la hepatología está cambiando hacia realizar el cribado, y las pruebas diagnósticas del virus de la hepatitis C para su vinculación con la atención integrada de las poblaciones infectadas. Sin embargo, las hepatitis virales B y D seguirá siendo un gran desafío en términos de políticas de prevención y desarrollo de fármacos en los próximos años, y es probable que la carga de la enfermedad influya en la migración a los países europeos de estos años. La investigación posterior a la ola de inmigración de 2015 en Europa mostró que los refugiados de Medio Oriente y del norte de África tienen una mayor prevalencia de hepatitis B, pero no de hepatitis C.

Esta Comisión también abordará la ausencia de estándares de diseño en los ensayos clínicos y de definiciones en los objetivos terapéuticos en las enfermedades hepáticas no virales y/o raras. En pacientes mayores, se ha de tener en cuenta que muchos fármacos de uso común se metabolizan en el hígado y que la hepatotoxicidad podría ser una causa más de fracaso farmacológico en diversas etapas de desarrollo o tras su aprobación posterior.

Finalmente, las enfermedades hepáticas crónicas pueden progresar a carcinoma hepatocelular, que se ha convertido en uno de los cánceres de más rápido crecimiento en todo el mundo. Se necesita un enfoque multidisciplinario en la provisión de terapias multimodales para el carcinoma hepatocelular.

Para esta Comisión, la EASL se asocia con The Lancet para reunir a las partes interesadas y desarrollar nuevas soluciones para abordar la futura carga sanitaria de las enfermedades hepáticas en Europa. Los comisionados incluyen científicos básicos, traductores y clínicos de diversas disciplinas y especialistas en salud pública. La participación de representantes de pacientes y expertos en ética y derechos humanos alentará enfoques centrados en el paciente y la toma de decisiones compartidas. En los próximos 18 meses, los comisionados reflexionarán sobre nuevas estrategias para conseguir la equidad en la atención en toda Europa.

La creciente carga de salud, la llegada de terapias novedosas y costosas, y la epidemiología cambiante exigen enfoques y soluciones innovadores para los pacientes con enfermedades hepáticas en los países europeos, que también se enfrentan a importantes cambios demográficos. Al trabajar con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, dichas estrategias deben superar barreras culturales, éticas y de estilo de vida, a las vacunas y a otras medidas preventivas para frenar la obesidad y el consumo de alcohol.

Finalmente, los programas de cribado efectivos deben implementarse a nivel nacional y europeo. De lo contrario, las personas que no están diagnosticadas (que representan una gran proporción de pacientes con enfermedad hepática) no recibirán tratamiento. Por lo tanto, estamos convencidos de que tal Comisión es oportuna.

 

Fuente: Michael P. Manns, Patrizia Burra, Jennifer Sargent, Richard Horton, Tom H. Karlsen. The Lancet 2018; Vol 392:621-622.

Artículo traducido por ASSCAT

06/09/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post