Hacia la atención integral de la hepatitis C de las personas que se inyectan drogas (PQID)

20/09/2018 | Artículos, Noticias de prensa

La estrategia mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la hepatitis viral tiene como objetivo reducir las nuevas infecciones en un 90% para 2030. Para alcanzar ese objetivo, se necesita un mayor esfuerzo para involucrar a las personas que se inyectan drogas (PQID).

Aunque la prevalencia estimada del virus de la hepatitis C (VHC) en esta población es del 50%, la captación del tratamiento del VHC es baja a pesar de la buena disposición del tratamiento.

“Esto es preocupante, ya que la falta de acceso al tratamiento entre PQID puede conducir a una población masiva no tratada y viremia con riesgo de progresar a la enfermedad hepática en etapa terminal, aumentando la carga en el sistema de salud y fomentando la transmisión del VHC”, según un documento de 2018 publicado en el International Journal of Drug Policy.

Existe una oportunidad para mejorar las tasas de tratamiento del VHC para las personas que se inyectan drogas mediante la integración de la terapia con AADs en los modelos actuales de adicción a la comunidad.

Numerosos estudios han demostrado los beneficios de la atención integrada para abordar tanto las enfermedades infecciosas como los trastornos por uso de sustancias en este grupo. En comparación con los entornos de tratamiento más formales, como clínicas especializadas y hospitales, los “modelos integrales de tratamiento y atención de adicciones basados en la comunidad” pueden proporcionar un acceso más fácil a la atención y mejorar la aceptación del tratamiento contra el VHC.

Existe una oportunidad para mejorar las tasas de tratamiento del VHC para PQID mediante la integración de la terapia antiviral de acción directa (AAD) en los modelos actuales de adicción a la comunidad. En un estudio en un centro en Inglaterra que integraba la atención del VHC en un entorno de tratamiento de abuso de sustancias, el 69% de los participantes eran usuarios de drogas y el 47% tenían enfermedad mental. De los 87 pacientes que iniciaron el tratamiento, el 98% cumplieron con el tratamiento y el 87% lograron una respuesta virológica sostenida.

Otros hallazgos respaldan los beneficios potenciales de la terapia con agonistas opiáceos integrados y los modelos de atención del VHC liderados por farmacéuticos comunitarios, con un mayor control, seguimiento y cumplimiento del tratamiento. “En última instancia, el rediseño de los programas de tratamiento de adicciones para abordar el VHC debería considerar la salud general de PQID para reducir los daños y prevenir la infección y reinfección del VHC”, escribieron los autores del artículo.

Además de puntos de acceso clave donde frecuentemente se integran PQID que forman la atención del VHC y previenen fugas de la cascada de atención con diagnóstico y tratamiento en el punto de atención, como en las farmacias comunitarias, se deberían explorar grupos de apoyo para el tratamiento de adicciones y programas de distribución de agujas.

Al avanzar hacia la prestación integrada de atención del VHC dentro de los entornos de tratamiento de adicciones, varios desafíos merecen atención. Por ejemplo, la simplicidad de las terapias AADs presenta la oportunidad para los médicos que no sean hepatólogos, como los especialistas en medicina de la adicción, de tratar la infección por el VHC. No está claro si estos proveedores están dispuestos a asumir este rol y si los hepatólogos estarán de acuerdo con este escenario. Sin embargo, un estudio de 2017 encontró resultados similares (en términos de respuesta virológica sostenida) entre personas que eran VHC positivas y que recibían terapia AAD de enfermeras practicantes, médicos de atención primaria y especialistas, destacando la factibilidad y el valor de ampliar la gama de proveedores que ofrecen cuidado del VHC.

Además, existe la necesidad de garantizar la disponibilidad de tratamiento para otros trastornos por consumo de sustancias además del trastorno por consumo de opiáceos. Existe poca evidencia con respecto a las terapias para las personas con VHC que sólo usan drogas estimulantes, aunque el uso de estimulantes entre las PQID está aumentando.

Otro desafío que se debe abordar es que las “políticas anticuadas y restrictivas de drogas han impedido el acceso del paciente a servicios de reducción de daños y adicciones en muchos entornos”, como la criminalización del uso de drogas y la negación del tratamiento para el uso activo de drogas, tal y como se afirma en el documento reciente. “Se requiere la voluntad política y la participación de múltiples partes interesadas para alterar la narrativa con respecto al uso de drogas ilícitas y eliminar estas restricciones”.

Para analizar más a fondo la atención integrada del VHC y la adicción, el Infectious Disease Advisor entrevistó a Lianping Ti, PhD, profesor asistente de medicina en la Universidad de British Columbia y científico investigador en Epidemiología y Salud de la Población en el BC Center for Excellence HIV/AIDS.

Infectious Disease Advisor: ¿Cuáles son algunos de los beneficios de la atención integrada del VHC y la adicción, y qué tan comunes son actualmente esos programas?

Dr. Ti: Sabemos por literatura reciente que existen enormes beneficios para la integración de los servicios del VHC en la atención de adicciones, que incluyen altas tasas de iniciación, retención y finalización del tratamiento contra el VHC. En la era de los AAD, donde las opciones de tratamiento son más cortas, más seguras y más efectivas que los medicamentos anteriores, hay un número cada vez mayor de programas clínicos que han intentado integrar los servicios del VHC en el tratamiento y la atención de las adicciones.

Existen varios modelos diferentes de atención, que incluyen modelos holísticos basados en equipos y modelos liderados por enfermeras y dirigidos por farmacias. El modelo óptimo probablemente dependerá de la configuración y los recursos disponibles.

Infectious Disease Advisor: ¿Cuáles son algunos de los retos involucrados en la integración de la atención y cómo se pueden abordar?

Dr. Ti: A medida que aumenta la demanda terapéutica, será necesario cambiar el tratamiento y la atención a otros médicos, como los especialistas en medicina de la adicción y los médicos generales, para hacer frente a un sistema sometido a una escasez de hepatólogos. A pesar de los beneficios documentados de los no especialistas que tratan el VHC, no está claro si estos médicos estarán dispuestos a asumir una nueva área de trabajo y si los hepatólogos entregarán fácilmente la responsabilidad de prescribir que ha estado predominantemente bajo su control.

Será necesario continuar el diálogo en los foros académicos y clínicos para separar las funciones y responsabilidades del médico a medida que más pacientes se vuelvan elegibles para el tratamiento del VHC.

 

Fuente: infectiousdiseaseadvisor.com

Noticia traducida por ASSCAT

20/09/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post