Un estudio aleatorizado realizado en Australia y Nueva Zelanda encontró que proporcionar tratamiento para la hepatitis C en el entorno de atención primaria mejora significativamente la aceptación del tratamiento y las tasas de curación en las personas que se inyectan drogas.

Los hallazgos del estudio se publican en la revista Clinical Infectious Diseases.

El estudio Prime comparó la aceptación y los resultados del tratamiento en personas que se inyectaron medicamentos que fueron asignados al azar para recibir atención de la hepatitis C, ya sea en un entorno de atención primaria de salud o en una clínica hospitalaria.

En el momento en que el estudio Prime comenzó en 2015, la provisión de tratamiento antiviral de acción directa a través de médicos generales estaba en gran parte sin probar. La prescripción de antivirales de acción directa por médicos generales se autorizó en Australia en 2016 como parte del esfuerzo del país para eliminar la hepatitis C. A principios de este año, la autoridad nacional de salud de Francia recomendó que cualquier persona sin complicaciones como cirrosis o diabetes debería recibir tratamiento para la hepatitis C en nivel de atención primaria. Pero pocos otros países han relajado las restricciones sobre quién puede prescribir antivirales de acción directa, lo que limita la capacidad para tratar la hepatitis C.

El tratamiento en el entorno de atención primaria, por médicos familiarizados con las necesidades de atención médica de las personas que se inyectan drogas, puede alentar el tratamiento de la hepatitis C.

El estudio asignó aleatoriamente a 136 participantes en 13 sitios en Australia y Nueva Zelanda. El estudio excluyó a las personas con cirrosis, ya que las guías australianas recomendaron que las personas con hepatitis C y cirrosis debían ser tratadas por un especialista en hígado en una clínica hospitalaria.

Los participantes del estudio eran predominantemente hombres y aproximadamente el 70% estaban desempleados. El 49% se había inyectado drogas en los últimos seis meses y a aproximadamente el 85% se le prescribía una terapia de sustitución con opioides en el momento de la selección del estudio.

El protocolo de estudio original restringió el reclutamiento a personas con infección por genotipo 1 y todos los participantes fueron tratados con parataprevir / ritonavir, dasabuvir y ombitasvir, con la adición de ribavirina para el genotipo 1a. El reclutamiento se amplió al genotipo 3 después de que el programa de tratamiento nacional australiano excluyó el uso de ribavirina para mejorar el reclutamiento en el estudio. Los participantes con infección por genotipo 3 recibieron sofosbuvir / daclatasvir. Todos los regímenes de tratamiento duraron 12 semanas.

El resultado primario del estudio fue la no inferioridad de la respuesta virológica sostenida 12 semanas después de la finalización del tratamiento (RVS12, curación) en el brazo de atención primaria en comparación con una tasa de curación histórica del 85%. El estudio también midió la aceptación del tratamiento y la retención en la atención en comparación con el brazo de atención hospitalaria.

De los participantes asignados al azar a la atención primaria, 48 fueron elegibles para el tratamiento del estudio (13 fueron excluidos debido a fibrosis, interacciones farmacológicas y 9 no completaron la evaluación de la fibrosis hepática). Cuarenta y tres de las 45 personas elegibles para el tratamiento comenzaron el tratamiento y 28 lograron RVS12. Diez personas que comenzaron el tratamiento se perdieron durante el seguimiento y dos interrumpieron el tratamiento debido a eventos adversos.

En el grupo de atención hospitalaria, 29 de 66 participantes fueron elegibles para el tratamiento (13 no fueron elegibles debido a la fibrosis o la interacción farmacológica y 24 no completaron la evaluación de la fibrosis). Dieciséis de los 18 que comenzaron el tratamiento lograron RVS12.

No se produjeron fallos de tratamiento en ninguno de los brazos del estudio.

El análisis de intención de tratar mostró que los participantes en la atención primaria tenían una probabilidad significativamente mayor de comenzar el tratamiento (75% frente a 34%, p <0,001, riesgo relativo 2,48, IC del 95%: 1,54 a 3,95) y tenían una tasa de curación significativamente mayor (49 % vs 30%, riesgo relativo 1,63; IC del 95%: 1,0-2.65, p = 0,043).

Los autores del estudio dicen que los participantes del estudio reflejan la población real de personas que necesitan tratamiento, no están vinculadas a clínicas especializadas en hepatología, inyectores actuales o recientes y es muy probable que reciban terapia de sustitución de opioides. Proporcionar una evaluación in situ de la fibrosis viva en la atención primaria es clave para involucrar a esta población en el tratamiento.

“Para alcanzar el objetivo de eliminación de la hepatitis C de la OMS de una disminución del 80% en la hepatitis C incidente, es fundamental aumentar la aceptación del tratamiento en las PQID (…). Proporcionar tratamiento en la atención primaria es un componente esencial de la participación de las PQID en el tratamiento de la hepatitis C”, concluyen los autores del estudio.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Wade AJ et al. Outcomes of treatment for hepatitis C in primary care compared to hospital-based care: a randomise trial in people who inject drugs. Clin Infect Dis, advance online publication 22 June 2019, https://doi.org/10.1093/cid/ciz546

Noticia traducida por ASSCAT

18/07/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post