El retratamiento antiviral de acción directa guiado por resistencia resultó en tasas de respuesta virológica sostenida de casi el 90% entre los pacientes con hepatitis C que desarrollaron sustituciones asociadas a la resistencia después de fracasar el tratamiento con inhibidores de NS5A.

En su estudio, Ana Belén Pérez, del Hospital Universitario Reina Sofía en Córdoba, España, y sus colegas proporcionaron indicaciones sobre cómo usar la información de resistencia en entornos donde Vosevi (sofosbuvir / velpatasvir / voxilaprevir, Gilead Sciences) puede no estar disponible.

“Creemos que nuestros datos pueden ser de especial relevancia para aquellos países donde las nuevas combinaciones de medicamentos aún no están disponibles, y pueden permitir el tratamiento de pacientes a un coste menor, evitando la interacción entre medicamentos y preservando el régimen de combinación de tres medicamentos”, escribieron. “Presumimos que las tasas de RVS pueden incluso mejorar si los datos de resistencia se discuten entre virólogos experimentados y médicos tratantes”.

El estudio incluyó a 185 pacientes que no respondieron a Harvoni (sofosbuvir / ledipasvir, Gilead Sciences), 79 que no respondieron a la combinación Sovaldi (sofosbuvir, Gilead Sciences) y Daklinza (daclatasvir, Bristol-Myers Squibb), y 68 que no respondieron a Viekira Pak (paritaprevir / ritonavir / ombitasvir / dasabuvir), todos los cuales también recibieron ribavirina.

Todos los pacientes recibieron un nuevo tratamiento con sofosbuvir con un inhibidor de NS5A y ribavirina durante 12 o 24 semanas.

“Cuando esté disponible, velpatasvir debería ser el componente NS5A del nuevo régimen de retratamiento; si no está disponible, el inhibidor de NS5A usado anteriormente puede reciclarse agregando ribavirina y extendiendo la duración por 24 semanas”, escribieron los investigadores.

Resultados del análisis modificado por intención de tratar (excluyendo a todos los pacientes no disponibles para el seguimiento a las 12 semanas), las tasas de RVS fueron del 88,1% para los tratados previamente con sofosbuvir / ledispasvir, 83,3% para los tratados con sofosbuvir y daclatasvir y 93,7% para aquellos tratados con regímenes que contienen ombitasvir.

“Cuando sea posible, se deben evitar los regímenes basados ​​en simeprevir, especialmente para pacientes con cirrosis”, explicaron Pérez y sus colegas. Continuaron explicando que la mayoría de los pacientes infectados con el genotipo 3 fueron retirados y curados con una combinación de sofosbuvir, un inhibidor de NS5A y ribavirina después de 24 semanas o un régimen de sofosbuvir con dos o tres medicamentos adicionales y ribavirina, especialmente si Y93H está presente.

 

Fuente: healio.com

Noticia traducida por ASSCAT

18/09/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post