El Proyecto de Enfermería LiverHope: Cuidados de enfermería de pacientes con cirrosis

31/01/2020 | Artículos, Artículos científicos

La cirrosis es una enfermedad compleja que se asocia con trastornos en diferentes órganos además del hígado, incluidos los riñones, el corazón, la circulación arterial, los pulmones, el intestino y el cerebro. Como consecuencia, los pacientes desarrollan una serie de complicaciones que resultan en ingresos hospitalarios frecuentes y alta morbilidad y mortalidad.

Los pacientes con cirrosis requieren un control constante y riguroso tanto dentro como fuera del hospital. En este contexto, el papel de las enfermeras en la atención de pacientes con cirrosis no se ha enfatizado lo suficiente y hay información muy limitada sobre la atención de enfermería de pacientes con cirrosis en comparación con otras enfermedades crónicas. El artículo actual proporciona una revisión de los cuidados de enfermería para las diferentes complicaciones de los pacientes con cirrosis. Las enfermeras con conocimientos específicos sobre enfermedades hepáticas deben incorporarse en equipos multidisciplinarios que manejan pacientes con cirrosis, tanto pacientes internos como externos.

En conclusión, las enfermeras juegan un papel importante en el manejo y la prevención de complicaciones de la enfermedad y la mejora en la calidad de vida de los pacientes y cierran la brecha entre los médicos y las familias, entre la atención primaria y la atención hospitalaria y también brindan educación médica a los pacientes y cuidadores.

Introducción

La cirrosis es común y es la duodécima causa de muerte en todo el mundo. En la mayoría de los casos, la cirrosis se debe a uno de los siguientes factores etiológicos o una combinación de infección por hepatitis C o B, consumo excesivo de alcohol y enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD, en sus siglas en inglés), esta última generalmente asociada con obesidad y diabetes mellitus. Estos factores pueden conducir a una fibrosis implacable con la formación de cicatrices que interrumpen progresivamente la arquitectura y función hepáticas normales, y eventualmente conducen a cirrosis a menos que se elimine la causa de la lesión (por ejemplo, eliminación del virus de la hepatitis C por medicamentos antivirales). Una vez establecida, si no se elimina la causa, la cirrosis puede progresar a complicaciones graves que afectan negativamente la calidad de vida relacionada con la salud del paciente.

La cirrosis es una causa importante de años de vida perdidos y reingresos hospitalarios, y finalmente conduce a la muerte a menos que se realice un trasplante de hígado. En Europa y Estados Unidos, la cirrosis es responsable de alrededor de 170.000 y 50.000 muertes por año, respectivamente. Dado que la prevalencia de enfermedades hepáticas crónicas, particularmente la EHGNA, está aumentando notablemente en todo el mundo, es probable que la carga relacionada con la cirrosis aumente en las próximas décadas, a pesar de que el control de las hepatitis B y C tendrá un impacto favorable en la epidemiología de la enfermedad hepática.

A pesar de la carga global de la cirrosis, se ha puesto mucho menos el foco en la atención de enfermería de pacientes con cirrosis en comparación con otras enfermedades crónicas. Además, la formación de enfermería en enfermedades hepáticas ha sido notablemente limitado en comparación con la formación en otras especialidades. La incorporación de enfermeras en equipos multidisciplinarios para la atención hospitalaria de pacientes con cirrosis ha sido insuficiente en comparación con otras afecciones crónicas, particularmente diabetes, enfermedades cardiovasculares y enfermedades neurológicas.

Con estos antecedentes, LiverHope organizó una reunión con el objetivo de estandarizar la atención de enfermería para pacientes con cirrosis. LiverHope es un consorcio de 7 naciones compuesto por 9 hospitales europeos con amplia experiencia en hepatología que tiene como objetivo explorar nuevas terapias para la cirrosis. El Consorcio incluye hepatólogos y enfermeras con experiencia en el manejo de pacientes con enfermedades hepáticas y un consejo asesor externo.

El Consorcio está financiado por la Comisión Europea en el marco del programa Horizon 2020. Dentro del Consorcio, los pacientes están representados por la Asociación Europea de Pacientes del Hígado (ELPA, en sus siglas en inglés). Los grupos de trabajo para desarrollar las pautas consensuadas de enfermería se dividieron en las siguientes áreas de atención: atención general, ascitis/edema, sangrado gastrointestinal, encefalopatía hepática, infecciones bacterianas, lesión renal aguda y calidad de vida y estigmatización. El equipo de enfermeras de los diferentes hospitales trabajó en grupos de 2 y a cada grupo se le asignaron una o dos áreas diferentes.

Se realizó una extensa revisión de la literatura en diferentes bases de datos, incluidos Pubmed y Cinahl. Después de la revisión de la literatura, se redactaron documentos de las diferentes partes y posteriormente se reunieron y los discutieron ampliamente. También se obtuvo información de ELPA y expertos de EEUU. El documento final está organizado en secciones relacionadas con las principales complicaciones de la cirrosis. Cada sección tiene una parte introductoria que analiza brevemente, como antecedentes, la patogenia de cada complicación y la base racional de la atención de enfermería, seguida de las recomendaciones propuestas para la atención hospitalaria y la atención ambulatoria.

Conclusiones y direcciones futuras

La cirrosis es una enfermedad muy frecuente y devastadora porque los pacientes tienen una gran cantidad de complicaciones, un marcado deterioro en la calidad de vida, hospitalizaciones frecuentes y alta mortalidad. En este contexto, la atención de enfermería a pacientes hospitalizados y no hospitalizados es de suma importancia para ayudar a controlar y prevenir complicaciones de la enfermedad y mejorar la calidad de vida. Las enfermeras desempeñan un papel fundamental en la atención de pacientes con cirrosis no sólo al cerrar las brechas entre los médicos y las familias y entre la atención primaria y hospitalaria, sino también al brindar educación médica a los pacientes y cuidadores. A pesar de la extrema importancia de la cirrosis como enfermedad global, las autoridades sanitarias y hospitalarias, los colegios nacionales e internacionales de enfermeras y las sociedades nacionales e internacionales de enfermería o hepatología han prestado muy poca atención al papel de las enfermeras.

En los últimos años ha habido algunos pequeños movimientos para mejorar esta situación, particularmente después del primer informe de la UK Liver Lancet Commission, pero queda mucho por hacer. Las autoridades sanitarias y hospitalarias deberían estimular la creación de puestos de trabajo de enfermeras especialistas en hígado dedicadas al cuidado de pacientes con cirrosis. En el pasado, la mayoría de las enfermeras especialistas en hígado se dedicaban a la atención de pacientes con infección por hepatitis C o B o trasplante de hígado, pero no a pacientes con complicaciones de cirrosis. Esta situación debería cambiarse y los equipos multidisciplinarios en todos los hospitales que atienden a pacientes con cirrosis deberían incluir enfermeras especialistas en hígado con educación especial en cirrosis. En este sentido, tanto las sociedades nacionales como las internacionales deberían desarrollar planes de educación a nivel de enfermeras practicantes o docentes para llenar este vacío en la educación.

Para descargar el artículo en PDF, clicad aquí.

 

Fuente: Hepatology

Referencia: doi: 10.1002/HEP.31117

Artículo traducido y adaptado por ASSCAT

31/01/2020

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!
Cargar más

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post