El Hospital Clínic de Barcelona acerca la inmunoterapia a diferentes tumores

01/10/2018 | Artículos, Noticias de prensa

Un test genómico nuevo avanza si estos fármacos serán efectivos en pacientes con cualquier tipo de cáncer. Este descubrimiento abre la puerta a tratar así nuevos casos.

Investigadores del Hospital Clínic-IDIBAPS han liderado un estudio que demuestra la capacidad de un biomarcador genómico de predecir la respuesta de cualquier tipo de cáncer al tratamiento con inmunoterapia. La clave la tiene PD1, un receptor presente en los linfocitos, unas células inmunológicas clave en la respuesta contra el cáncer. El estudio, coordinado por el Jefe del Servicio de Oncología Médica del Clínic y del Grupo de Genómica Traslacional y Terapias Dirigidas en Tumores Sólidos del IDIBAPS, Aleix Prat, demuestra que, como más PD1 hay en los linfocitos, mejor es la respuesta a fármacos dirigidos contra esta proteína.

Hasta ahora, los investigadores habían identificado diversos mecanismos que permiten a las células cancerosas eludir el sistema inmunológico, y uno de ellos es la interacción de la proteína PD1 en los linfocitos con PDL1 en las células cancerosas. Estas observaciones llevaron al desarrollo de fármacos dirigidos contra PD1. “Estos fármacos, que se prescriben para diversos tipos de cáncer, activan los linfocitos que se encuentran dentro del tumor. Pero por razones que aún desconocemos, la respuesta a esta inmunoterapia es muy diferente según el tipo de cáncer”, explica Prat.

Así, mientras que un 40% de los pacientes con melanoma responden al tratamiento, entre los de cáncer de pulmón la cifra cae a la mitad, y en el caso del cáncer colorrectal cae hasta un 5%. “Por eso, era necesario identificar biomarcadores que ayuden a predecir mejor quién responderá a la inmunoterapia”, añade el investigador.

El nuevo test demostró que un 52% de los pacientes con expresión elevada de PD1 respondían al tratamiento anti-PD1 independientemente del tipo de cáncer, mientras que las respuestas en los tumores con baja expresión de PD1 eran sólo de un 15%, según se explica en un artículo en Annals of Oncology. “El siguiente objetivo es validar la utilidad del test de PD1 para la práctica clínica en un último ensayo”, explica Prat.

Validada en tres etapas

Los investigadores empezaron la investigación analizando datos de 547 genes, incluido PD1, en casi 10.000 tumores y 34 tipos de cáncer en la base de datos pública del Atlas del Genoma del Cáncer (TCGA). Allí vieron que los niveles de PD1 en cada tipo de cáncer tenían la asociación más fuerte con la probabilidad de respuesta a la inmunoterapia. El siguiente paso fue trasladar estas observaciones a muestras de tumores de pacientes tratados en el Hospital Clínic. Así, analizaron el PD1 en 773 muestras de 17 tipos de cáncer del biobanco del Clínic-IDIBAPS. “En nuestra serie de casos, confirmamos lo mismo que habíamos visto en el TCGA a pesar de utilizar métodos analíticos muy diferentes”, recuerda Laia Paré, investigadora posdoctoral y una de las primeras firmantes del estudio. Al ver que el descubrimiento era consistente, desarrollaron un test genómico que también se probó en 117 tumores de pacientes tratados con inmunoterapia en el Clínic y otras instituciones.

 

Fuente: elpuntavui.cat

Noticia traducida por ASSCAT

01/10/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post