EASL 2017: Glecaprevir y pibrentasvir lograrían curar al 99% de las personas con hepatitis C y cirrosis hepática

26/04/2017 | Noticias de prensa

Un estudio presentado en el Encuentro Anual de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL 2017), celebrado la semana pasada en Amsterdam (Holanda), ha concluido que la combinación experimental de  glecaprevir, un inhibidor de la proteasa NS3/4a, y pibrentasvir, un inhibidor del complejo de replicación NS5a, lograría tasas de curación del 99% en personas con infección crónica por el virus de la hepatitis C (VHC) y  cirrosis hepática tras 12 semanas de tratamiento. Además, el tratamiento sería muy bien tolerado.

La combinación de glecaprevir y pibrentasvir se administra en una única toma oral durante 12 semanas. Dicho tratamiento ha obtenido muy buenos resultados de eficacia en personas coinfectadas por el VIH y el VHC y en aquellas con el VHC de genotipo 3, es decir, el más difícil de tratar con los antivirales de acción directa (DAA, en sus siglas en inglés).

Tras dichos buenos resultados, se han dado a conocer los resultados del estudio EXPEDITION-1, un ensayo clínico de fase III que se centró en la evaluación del uso de la combinación en un nuevo subgrupo con típicamente peores tasas de respuesta a los tratamientos del VHC: las personas con cirrosis hepática.
Un total de 136 personas con infección por el VHC de genotipo 1, 2, 4, 5 o 6 y cirrosis hepática compensada participaron en el estudio.

La coinfección por el VIH y/o el virus de la hepatitis B (VHB) fueron considerados criterios de exclusión, por lo que no se contó con personas coinfectadas en el estudio.

Los participantes podían no tener experiencia en tratamientos o haber recibido tratamientos que incluyeran interferón, interferón pegilado ±  ribavirina, o sofosbuvir + ribavirina ± interferón pegilado.

El 59,6% de los participantes tenía VHC de genotipo 1, el 23% genotipo 2, el 11% genotipo 4, el 1,5% genotipo 5 y casi el 5% genotipo 6. La mayoría de los participantes eran hombres (el 62%), la mediana de la edad era de 60 años y el 82% eran de etnia blanca. Los participantes tenían cirrosis hepática compensada (definida como estadio A en la escala Child-Pugh). El 91% tenía una puntuación de 5 en la escala Child-Pugh, lo que indica que la cirrosis hepática se encuentra en sus estadios iniciales.

Tres cuartas partes de los participantes no tenían experiencia en tratamientos. Solo 11 de los 146 participantes habían tomado sofosbuvir (Sovaldi®; también en Harvoni® y Epclusa®) y solo uno había tomado un inhibidor de la proteasa NS34a y un inhibidor del complejo de replicación NS5a.
El 40% de los participantes tenía VHC con polimorfismos (mutaciones naturales) en la región correspondiente al complejo de replicación NS5a que podrían conllevar una eficacia reducida de los inhibidores del complejo de replicación NS5a.

El 99% de los participantes -155 de los 156 totales- logró obtener respuesta virológica sostenida a las 12 semanas de finalizar el tratamiento (RVS12, sinónimo de curación). La única persona no curada experimentó recidiva a las 8 semanas de haber finalizado el tratamiento.

El tratamiento fue seguro y bien tolerado. En el 65% de los casos, los efectos adversos fueron leves. Los más frecuentes fueron dolor de cabeza (14% de los participantes), fatiga (19%) y prurito (10%). No se detectaron elevaciones de la transaminasa ALT (alanina aminotransferasa) de grados 3 o 4.

Los resultados del presente estudio –junto a los de los dos ensayos clínicos llevados a cabo, respectivamente, con personas coinfectadas y con aquellas con genotipo 3– evidencian que la combinación de pibrentasvir y glecaprevir permite tratamientos frente al VHC libres de ribavirina, altamente eficaces y bien tolerados en personas con o sin VIH y en aquellas con o sin cirrosis hepática.

 

Fuente: gTt-VIH

26/04/2017

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post