Diagnosticar la hepatitis C será más fácil y rápido

23/08/2018 | Artículos, Noticias de prensa

El diagnóstico de la hepatitis C (VHC) será más rápido, menos complicado y más efectivo.

A partir de una iniciativa de los laboratorios del Hospital Universitario Vall Hebron, se han conseguido reducir las pruebas necesarias para detectar la enfermedad hepática y se prevé ampliar así el número de diagnosticados, ya que se calcula que el 60% de los afectados por este virus no tienen constancia.

El nuevo dispositivo, que se ha llevado a cabo en colaboración con la gerencia territorial de Barcelona del Instituto Catalán de la Salud (ICS), acorta el tiempo de detección exponencialmente. Lo que podía alargarse durante meses, ahora queda disponible en pocos días. El jefe del laboratorio de patología hepática de los Laboratorios Clínicos del Vall Hebron, Francisco Rodríguez, ha puesto en valor el avance recordando que “si bien el actual tratamiento de la hepatitis C es muy efectivo, para curarte primero te han de diagnosticar”.

La particularidad de la enfermedad hace que los daños físicos (principalmente en el riñón) no se manifiesten hasta llegar a un estado muy avanzado, y eso complica el proceso de detección. Además, el método que se seguía hasta ahora requería múltiples visitas, análisis y constancia por parte del paciente y los médicos. “Estudios europeos apuntan que casi el 50% de la gente a quien se le detectan indicios de hepatitis C abandona el proceso de las analíticas”, subraya Rodríguez.

En el caso catalán, desde que el profesional de atención primaria sospecha que la persona puede tener el virus hasta que la programación de la visita para tratarse se pasaba por seis fases que ahora quedarían reducidas a tres: la visita médica que alerta de la posibilidad de la enfermedad, el nuevo análisis que detecta la carga viral y la cita final para comenzar el tratamiento. “Era una carrera de obstáculos donde el atleta podía caer en algún momento, y nosotros nos hemos dedicado a quitar unas cuantas dificultades”, resume el también investigador principal del grupo de investigación de enfermedades hepáticas del Vall Hebron Instituto de Investigación (VHIR).

Ejemplo a seguir

El laboratorio barcelonés, que es el más grande de España y uno de los más destacados de Europa, gestiona las muestras de casi la totalidad de la población del área metropolitana de Barcelona, según destacan los profesionales. Desde allí se ha comprobado el funcionamiento del nuevo sistema, que prevé “implementarse de manera estandarizada” a nivel catalán.

El procedimiento de detecciones del VHC, que ya se ha demostrado efectivo en casi 400 pacientes, planea ampliarse a otros puntos de la red de salud pública de Cataluña. Las pruebas del nuevo sistema se dividen en dos máquinas, una descubre la presencia de anticuerpos y la otra confirma si el virus está activo. Aproximadamente la mitad de los pacientes con anticuerpos en la sangre no presentan ninguna infección problemática, pero en los casos donde la carga viral se demuestra activa es necesario intervenir.

De los 193 casos en que se ha detectado infección crónica al laboratorio del Vall Hebron, el 60% ya tenían lesión en el hígado. El tratamiento ha evolucionado radicalmente en los últimos años y, gracias a los antivirales de acción directa por vía oral, en sólo tres meses se hace desaparecer la hepatitis en el 95% de los casos sin demasiados efectos secundarios. Incluso así, desde el centro hospitalario barcelonés se destaca la reducción de los plazos a la hora de encontrar el virus haciendo referencia a su naturaleza contagiosa. “Tres meses más de portar un virus infeccioso son tres meses más de posibilidades de infectar a alguien”, resume Francisco Rodríguez.

 

Fuente: ara.cat

Noticia traducida por ASSCAT

23/08/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post