¿Cuáles pueden ser los síntomas de la enfermedad del hígado?

03/03/2019 | Artículos, Noticias de prensa

Los síntomas de la enfermedad hepática pueden ser difíciles de detectar, especialmente al principio.

Según un estudio reciente, entre el 6% y el 7% de la población mundial tiene fibrosis hepática y no lo sabe porque no tienen síntomas. A menudo, las personas no saben que tienen algún problema con su hígado a menos que se diagnostique algo durante las pruebas realizadas por otro motivo. Cualquier síntoma que se muestre tiende a ser inespecífico y las personas a menudo los descartan como causados por algo más.

La velocidad con la que se desarrolla la enfermedad en el hígado es diferente para cada persona y, a menudo, depende de la predisposición de la persona y/o su composición genética. Si bien el estilo de vida tiene un papel que desempeñar en la mayoría de las enfermedades hepáticas en el Reino Unido, hay una serie de afecciones autoinmunes que no incluyen colangitis biliar primaria / cirrosis (CBP), hepatitis autoinmune (HAI).

A medida que el hígado se vuelve más irritado e inflamado, comienzan a aparecer los síntomas. La primera etapa de la enfermedad hepática es la fibrosis, que es el término usado para describir una cicatrización leve en el hígado y se produce cuando el hígado se daña o inflama repetida o continuamente. Es una condición que puede revertirse si se detecta en las primeras etapas y se toman medidas para evitar daños adicionales, como el tratamiento y/o cambios en el estilo de vida.

La identificación y el tratamiento de la causa generalmente pueden revertir la fibrosis temprana. Si el daño se repite o es continuo (como ocurre en la hepatitis crónica a largo plazo), las células hepáticas intentarán repararse por sí mismas, pero los intentos pueden significar que se produzca tejido cicatricial.

Durante un período de meses y años, este ciclo puede causar una fibrosis avanzada más significativa, que luego puede progresar a cirrosis.

En ocasiones, las personas con fibrosis pueden experimentar:

  • Un dolor sordo o doloroso en la parte superior derecha de la barriga (en la parte inferior derecha de las costillas). Los pacientes generalmente lo caracterizan como un dolor palpitante o punzante persistente.
  • Cansancio extremo (fatiga) y debilidad: los investigadores han notado que el agotamiento y la fatiga son los síntomas más comunes del daño hepático. Desafortunadamente, las causas específicas de la fatiga relacionada con la enfermedad hepática y el agotamiento no se entienden completamente. Los investigadores especulan que la causa raíz de la fatiga crónica relacionada con la enfermedad hepática puede ser causada por cambios en la química cerebral y los niveles hormonales que resultan de una función hepática dañada. En particular, los niveles alterados de corticotropinas, serotonina y noradrenalina pueden estar en la raíz de los niveles de energía agotados. Los investigadores también señalan que es probable que los síntomas relacionados con la fatiga empeoren por un aumento general de la presencia de subproductos tóxicos en la sangre, que el hígado dañado no puede eliminar adecuadamente.
  • Pérdida de peso inexplicable y pérdida de apetito. Las personas tienden a tener síntomas notables a medida que su hígado se daña más severamente. A medida que la afección avanza a cirrosis, también pueden experimentar:
    • Coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos, también conocida como ictericia: este color amarillento de la piel y la parte blanca de los ojos es el resultado de la bilirrubina (un pigmento biliar). La bilirrubina se acumula en la sangre y no se puede eliminar como desechos del cuerpo.
  • Vómitos o sensación de malestar (náuseas): los sentimientos persistentes de náuseas surgen de la capacidad disminuida del cuerpo para procesar y eliminar toxinas, así como cambios en el metabolismo y la digestión. Los problemas digestivos, como la indigestión y el reflujo ácido, pueden ocurrir con daño hepático y pueden provocar ataques de vómitos.
  • Picazón en la piel: nuevamente, esto se relaciona con niveles altos de bilirrubina y el hígado no puede procesar la bilis. Esta falta de flujo de líquido se muestra con mayor frecuencia en la superficie de la piel en parches escamosos y con picazón.
  • Dolor de estómago, o un estómago hinchado: a medida que se retienen los niveles de albúmina y proteínas en la sangre y el líquido, puede hacer que las personas parezcan embarazadas (una condición que a menudo se denomina ascitis). Mientras que la ascitis puede ser causada por numerosas afecciones médicas, la cirrosis del hígado es la razón más común.
  • Orina de color amarillo oscuro y/o caca y diarrea de aspecto alquitranado: la orina puede tornarse de color amarillo oscuro y caca de color negro oscuro debido al aumento de los niveles de bilirrubina en el torrente sanguíneo del cuerpo, que el hígado dañado no puede eliminar mediante la excreción a través de los riñones.
  • Una tendencia a sangrar o magullarse fácilmente: cuando el hígado se daña, disminuye la velocidad o deja de producir las proteínas que son necesarias para la coagulación de la sangre, conocidas como plaquetas.
  • Inflamación en las piernas, tobillos y pies causada por una acumulación de líquido (edema): esto ocurre porque la función hepática alterada inhibe la capacidad del cuerpo para producir y circular proteínas, lo que a su vez causa problemas circulatorios que se localizan en las piernas, pies y tobillos porque la gravedad atrae el líquido de manera natural hacia los extremos inferiores del cuerpo. La retención de líquidos también puede ser causada o empeorada por la disminución de la función renal, que puede acompañar a daño hepático grave.
  • Cambios de personalidad, confusión, dificultad para concentrarse, pérdida de memoria o alucinaciones: el hígado no puede filtrar la sangre normalmente y eliminar sustancias dañinas del torrente sanguíneo, por lo que las toxinas pueden acumularse y viajar al cerebro, lo que genera confusión y pérdida de memoria, así como también el estado de ánimo, cambios, alteración del juicio, desorientación, habla y movimientos lentos, somnolencia y coma, a veces se denomina encefalopatía hepática.

Otros síntomas de daño hepático grave pueden incluir:

  • Fiebre y ataques de estremecimiento.
  • Pequeñas líneas rojas (capilares sanguíneos) en la piel sobre el nivel de la cintura.
  • Pérdida del deseo sexual (libido).
  • Dificultad para mantener el peso.
  • En mujeres, períodos anormales.
  • En los hombres, senos agrandados, un escroto inflamado o testículos encogidos.

¿Cuándo ver a un médico?

Concierta una cita con tu médico si tienes cualquier signo o síntoma persistente que te preocupe. Busca atención médica de urgencia si tienes un dolor abdominal tan intenso que no puedes permanecer quieto.

 

Fuente: myliverexam.com (en colaboración con Liver4life).

Noticia traducida por ASSCAT

03/03/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!
Cargar más

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post