¿Cómo afecta la curación de la hepatitis C al riesgo de cáncer de hígado a largo plazo?

06/11/2018 | Artículos, Noticias de prensa

Los científicos no están seguros, pero saben que el riesgo de que regrese un caso anterior de cáncer de hígado sigue siendo alto para los curados de hepatitis C.

Una de las razones principales para curar el virus de la hepatitis C (VHC) es reducir el riesgo de progresión de la enfermedad hepática. Dicho esto, puede sorprender a muchas personas que viven con el virus que los científicos todavía no necesariamente tienen una idea precisa de cómo el VHC afecta al riesgo de ciertos resultados de salud importantes, en particular el carcinoma hepatocelular (CHC).

En 2017, un equipo de investigadores publicó una revisión Cochrane de 157 ensayos en los que concluyeron que “no podían determinar de manera fiable” el efecto del tratamiento antiviral de acción directa (AAD) para el VHC en el riesgo de diversas enfermedades y muerte. El documento se encontró con una tormenta de controversias y críticas, ya que otros científicos en el campo criticaron a sus autores por confiar en estudios con períodos de seguimiento relativamente cortos.

De hecho, hubo pruebas, afirmaron estos críticos con firmeza, que indicaron que lograr una respuesta virológica sostenida 12 semanas después de completar la terapia con AADs (RVS12, considerada una cura) proporciona el tipo de beneficios que los investigadores Cochrane dijeron que no podían detectar.

Sobre el tema del riesgo de cáncer de hígado, los investigadores publicaron un artículo en 2017 que parecía desmentir teorías anteriores de que curar el VHC con tratamiento con interferón se asociaba con un menor riesgo de desarrollar CHC que con el tratamiento con AADs.

Pero incluso si no existe una diferencia en el riesgo de CHC según el tipo de tratamiento contra el VHC, ¿a qué riesgo de cáncer de hígado se enfrentan los curados del virus a largo plazo? Según una revisión sistemática de 42 estudios recientemente publicados en Frontline Gastroenterology, el riesgo de un primer diagnóstico de cáncer de hígado sigue siendo relativamente bajo para esta población. Sin embargo, entre los que tenían CHC antes de comenzar el tratamiento curativo de la hepatitis C, la posibilidad de una recurrencia de la enfermedad sigue siendo muy alta.

En busca de hallazgos que fueran lo más sólidos posible, los autores del estudio limitaron su revisión de los artículos que informaron sobre los primeros diagnósticos de CHC posteriores a la hepatitis C a aquellos que incluían cohortes de más de 100 personas. No tenían tal restricción para los estudios que analizan los diagnósticos de cáncer de hígado recurrente.

La edad promedio de los participantes en estos estudios varió de 50 a 72 años. Fueron seguidos durante un promedio de tres a 70 meses.

El autor principal de la revisión sistemática, Sonal Singh, MD, internista en el Departamento de Medicina Familiar y Salud Comunitaria de la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts en Worcester, dice que su trabajo no se propuso determinar cómo la cura de la hepatitis C afectó al riesgo de un primer diagnóstico de cáncer de hígado. Sin embargo, un metanálisis que él y su equipo realizaron de tres estudios mostraron que lograr una RVS redujo el riesgo de cáncer de hígado recurrente en un 50%; sin embargo, este hallazgo no fue estadísticamente significativo, lo que significa que podría haber ocurrido por casualidad.

Singh dice que los investigadores de la hepatitis C no han producido el tipo de datos de seguimiento prolongados necesarios para realizar una evaluación adecuada de la relación entre la RVS y el riesgo de CHC.

Después de observar ocho estudios que tenían un grupo de control y 36 que no lo tenían, Singh y sus coautores encontraron que, de los participantes del estudio que no habían tenido cáncer de hígado antes del tratamiento de la hepatitis C, el 1,5% de los que estaban en los estudios no controlados y el 3,3% de aquellos en estudios controlados se diagnosticaron con CHC. En cuanto a aquellos que ya habían tenido CHC antes de recibir la terapia con hepatitis C, un 16,7% y un 20,1% de los estudios no controlados y controlados vieron su cáncer recurrente después de la curación del VHC.

En otras palabras, la probabilidad de un diagnóstico de cáncer de hígado dentro de varios años de curar el VHC fue de aproximadamente 1 en 67 para aquellos que aún no habían sido diagnosticados con CHC y de 1 en 6 para aquellos que lo habían hecho.

En comparación, la tasa de diagnóstico de cáncer de hígado entre las personas con hepatitis C crónica es de aproximadamente 1 a 3% por año y es más alta entre las personas con cirrosis.

“No estoy tratando de asustar a los pacientes”, dice Singh. Hablando de los AAD, explica: “Creo que son tratamientos muy efectivos y estoy tratando a mis pacientes; todo el mundo los está tratando. Pero también estoy siguiendo a mis pacientes muy de cerca después de que se hayan curado de la hepatitis C”.

Singh y sus coautores no expresaron sus hallazgos en una tasa de diagnóstico anual más generalizable porque carecían de datos suficientes para determinar de forma fiable cuánto tiempo habían investigado los investigadores en los diversos estudios los miembros del estudio.

Los autores también señalaron que la calidad general de la evidencia que respaldaba sus hallazgos era baja. Por lo tanto, sin los estudios de cohortes controlados de alta calidad de personas curadas del VHC y sin un seguimiento más prolongado de dichos individuos, los autores de la revisión “no pueden confirmar ni descartar un aumento o una disminución del riesgo de CHC incidental o recurrente después de la terapia oral con AADs”.

Según Singh, es posible que durante un cierto período después de la hepatitis C, el hecho de curar el virus, en comparación con no hacerlo, en realidad aumente temporalmente el riesgo de cáncer de hígado; y luego, el riesgo desciende por debajo de los niveles de curación previos al VHC, por lo que el riesgo de por vida es menor gracias a la lucha contra la hepatitis C.

Las teorías acerca de por qué la curación de la hepatitis C pueden conducir a un aumento temporal en la probabilidad de cáncer de hígado, se enfocan en la posibilidad de que debido a que el virus puede atacar a las células precancerosas, la repentina falta de VHC gracias a una cura puede permitir que esas células florecer. Además, alterar rápidamente el equilibrio entre la inflamación del hígado y las fuerzas antiinflamatorias con el tratamiento de la hepatitis C podría afectar el desarrollo de células malignas.

Teniendo en cuenta estas teorías y la incertidumbre sobre cómo el tratamiento del VHC afecta el riesgo de cáncer de hígado, Singh aboga por un mayor control médico continuo, posiblemente indefinido, de las personas que han alcanzado una RVS. También pide más investigación para proporcionar respuestas claras para abordar esa incertidumbre. Su artículo hace hincapié en que los estudios deberían analizar cómo otras variables pueden influir en el riesgo de CHC entre las personas tratadas por el VHC, incluidos el genotipo viral, el consumo de alcohol, la coinfección por el virus de la hepatitis B, los niveles de alfa-fetoproteína y la etapa de cirrosis.

 

Fuente: hepmag.com

Noticia traducida por ASSCAT

06/11/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post