¡Cambiamos de nombre! A partir de ahora, ASSCAT es la Asociación Catalana de Pacientes Hepáticos

14/05/2019 | Activismo

Desde ASSCAT, creemos que es conveniente cambiar el nombre actual de la Asociación: “Asociación Catalana de Enfermos de Hepatitis” por el de “Asociación Catalana de Pacientes Hepáticos”, siendo este nombre más genérico y más representativo actualmente de nuestras actividades de información y apoyo a los pacientes hepáticos, pues tenemos consultas en relación a todas las enfermedades hepáticas.

Asimismo, el nuevo nombre encaja más con la variedad de temas relacionados a las enfermedades hepáticas y que hemos ido publicando en nuestras redes sociales y en la web de ASSCAT, en especial desde 2018. Consideramos que la nueva denominación es más explícita en el proceso actual y se adapta mejor a futuros retos.

El hígado y la asistencia médico-sanitaria de los pacientes con enfermedad hepática es el centro de una problemática cada vez más amplia en la que destacan los avances diagnósticos y terapéuticos, y también cuestiones del día a día y que interesan a los ciudadanos y relacionadas con su prevención, su diagnóstico precoz, el estilo de vida y el tipo de dieta, evitar situaciones de riesgo frente a infecciones transmisibles, etc.

Los pacientes hemos de estar atentos y trabajar de forma conjunta con otras asociaciones afines y con todos los agentes implicados, médicos, personal de enfermería, farmacéuticos, investigadores, académicos y compañías farmacéuticas. Igualmente, como representantes de la comunidad hemos de colaborar con los gestores de la salud y con los responsables sanitarios.

En los últimos 2-3 años hemos visto que las consultas que recibíamos sobre enfermedades hepáticas en general aumentaban, con una disminución de las consultas relativas a la hepatitis por VHC. La terapia curativa con los AAD ha representado un gran avance en el panorama de las enfermedades del hígado, ahora están saliendo a la luz otras causas de hepatopatía. Destacan la hepatitis por VHB, la hepatopatía por exceso de grasa y el daño causado por el alcohol. Asimismo, estamos asistiendo a un número significativo de pacientes que nos consultan por hepatocarcinoma o por otras dolencias como la hepatitis autoinmune, en las que trabajamos activamente como voluntarios.

En nuestro día a día estamos asistiendo a cambios en la epidemiología, en la demografía, el aumento de inmigrantes, etc. En consecuencia, se ha de afrontar la demanda de nuevas estrategias y soluciones para los enfermos hepáticos. Desde ASSCAT creemos que la Asociación ha de continuar con los objetivos iniciales de información y apoyo a las personas con hepatitis, haciéndolos extensivos a todas las personas afectadas por dolencias del hígado en general.

Estamos preparados para atender pacientes con hepatopatía de diferentes causas y en diversas fases de gravedad, y no sólo en relación con las hepatitis víricas; la hepatitis C porque tiene un tratamiento curativo y miles de personas ya se han curado; no obstante, en el caso de la hepatitis B se precisa activar un plan de acción específico para abordar a toda la población. En nuestra opinión se deberá trabajar con los gestores sanitarios, creando estrategias para superar barreras culturales e inercias de muchos años. Se deberán tomar medidas, desde la infancia y adolescencia, frente a los problemas de salud en relación con la obesidad y también medidas preventivas ante el aumento del daño hepático en relación con el alcohol.

Es decir, es necesario crear un conjunto de medidas de salud pública en relación con las enfermedades hepáticas, no sólo respecto a las enfermedades transmisibles, sino que también se han de hacer campañas con las medidas preventivas frente a la obesidad, al consumo perjudicial de alcohol, las vacunas, etc. En dichas campañas se ha de visualizar la participación de todas las entidades implicadas: públicas, privadas, ONGs, etc.

Los programas de información y de cribado se han de incrementar, pues de lo contrario las personas no diagnosticadas y/o no vinculadas a la atención médica, las cuales representan miles de pacientes, seguirán sin recibir el tratamiento adecuado. Todo ello repercute en los costes sanitarios.

En resumen, el cambio de nombre de ASSCAT significa una continuación del proyecto que se inició en el año 2000 cuando se creó la Asociación. Ahora, partimos de la reflexión de pensar en quienes somos, de dónde venimos y lo que creemos que es lo más correcto hacer ahora. Actualmente, estamos convencidos que la forma de desarrollar las actividades y proyectos de ASSCAT debe adaptarse a los cambios observados en las enfermedades hepáticas, a todos los niveles.

En ASSCAT estamos preparados para informar mejor de las nuevas estrategias y avances en los tratamientos de las enfermedades del hígado en general, con nuestro interés centrado en la información, en las medidas de prevención y el diagnóstico temprano para que las personas puedan tener mejor supervivencia y calidad de vida.

 

Fuente: ASSCAT

14/05/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post