Bulevirtide, anteriormente conocido como Myrcludex B, condujo a la supresión del virus de la hepatitis delta (VHD) y una cura funcional del virus de la hepatitis B (VHB) en algunas personas con ambos virus cuando se combinó con interferón pegilado alfa-2a, según una presentación en el Congreso Internacional del Hígado 2019 de Viena.

“Los resultados de este ensayo sugieren que bulevirtide es un tratamiento prometedor para la infección crónica por VHD, y que la combinación de bulevirtide y peg-IFN-alfa tiene el potencial de curar la coinfección VHB/VHD en algunos pacientes”, explicó el profesor Heiner Wedemeyer, del Hospital Universitario de Essen en Alemania.

La hepatitis delta es un virus defectuoso que sólo se puede replicar en presencia del VHB. Durante años o décadas, la hepatitis B crónica puede conducir a una enfermedad hepática avanzada que incluye cirrosis, cáncer de hígado e insuficiencia hepática terminal. La progresión de la enfermedad hepática es más agresiva en las personas con coinfección por VHB/VHD que en aquellas con sólo VHB.

Actualmente no existe una terapia aprobada para VHD, aunque a veces se trata con peg-IFN-alfa. Los antivirales de nucleósidos/nucleótidos para la hepatitis B, como tenofovir disoproxil fumarato (Viread), tenofovir alafenamida (Vemlidy) y entecavir (Baraclude), pueden suprimir la replicación del VHB durante la terapia, pero por lo general no conducen a una cura, como lo indica el antígeno de superficie de la hepatitis B (HBsAg) depuración y seroconversión de anticuerpos.

Bulevirtide es un inhibidor de entrada experimental que se une al receptor que el VHB usa para ingresar a las células hepáticas (conocido como polipéptido de transporte de taurocolato de sodio o NTCP), lo que interfiere con el ciclo de vida del VHB y evita la replicación del VHD.

Wedemeyer presentó los resultados de un ensayo clínico de fase 2b que evaluó la seguridad y la eficacia de bulevirtide más interferón pegilado alfa-2a. En la reunión de la EASL del año pasado, se presentó un estudio de bulevirtide en combinación con tenofovir DF. Ese estudio mostró que, aunque bulevirtide suprimió la replicación del VHB y el VHD, generalmente no condujo a una cura.

El presente estudio incluyó a 60 personas con coinfección por VHB/VHD. Fueron asignados al azar a cuatro brazos de tratamiento:

  • 180 mcg sólo de peg-IFN-alfa-2a.
  • 2 mg de bulevirtide más peg-IFN-alfa-2a.
  • 5 mg de bulevirtide más peg-IFN-alfa-2a.
  • 2 mg només de bulevirtide.

Peg-IFN-alfa-2a se administró como una inyección subcutánea una vez por semana, mientras que el bulevirtide se administró como una inyección diaria. Todos los participantes fueron tratados durante 48 semanas con un período de seguimiento de 24 semanas después de completar la terapia.

Los niveles de carga viral de VHD cayeron abruptamente durante el tratamiento en los dos brazos de terapia de combinación y modestamente en los brazos de monoterapia con bulevirtide y peg-IFN-alfa. Pero mientras los niveles de ARN del VHD se recuperaron después de interrumpir el tratamiento en los dos grupos de monoterapia y de combinación de 5 mg, permaneció suprimido en el brazo combinado de 2 mg, según Wedemeyer.

Nueve de 15 personas (60%) que tomaron la combinación de 2 mg de bulevirtida y seis de 15 (40%) que tomaron la combinación de 5 mg lograron un ARN del VHD indetectable al final del tratamiento en la semana 48, en comparación con dos personas (13%) en cada brazo de monoterapia. A las 72 semanas, ocho (53%) y cuatro (27%) personas en los respectivos brazos combinados todavía habían suprimido el VHD, pero ninguno en los brazos de monoterapia tuvo una supresión sostenida.

Además, seis de las 15 personas en el brazo combinado de 2 mg y dos de las 15 en el grupo combinado de 5 mg tuvieron una disminución mayor que 1 logarítmica o HBsAg indetectable en la semana 72. Al observar ambos brazos combinados, el 27% tuvo una pérdida de HBsAg y 20% de seroconversión experimentada, considerada una cura funcional, según Wedemeyer. Ninguno de los que tomaron monoterapia tuvo pérdida de HBsAg o seroconversión.

La normalización de la enzima hepática ALT se observó en el 37% de las personas que tomaron las combinaciones y en el 67% de los que tomaron bulevirtide sólo a las 48 semanas. Pero mientras que la normalización de ALT se mantuvo en los brazos combinados, se perdió en el brazo de monoterapia bulevirtide.

“El tratamiento fue generalmente seguro y bien tolerado. No se produjeron eventos adversos graves durante el período de tratamiento y no hubo interrupciones debido a los efectos secundarios relacionados con el bulevirtide”, informó Wedemeyer. Se observaron un total de 155 eventos adversos relacionados con bulevirtide hasta la semana 72, la mayoría de ellos leves. Las sales biliares aumentaron durante el tratamiento, pero volvieron a la normalidad poco después de interrumpir el tratamiento. La mayoría de los eventos adversos se relacionaron con peg-IFN-alfa, que se sabe que es difícil de tolerar.

“La inhibición de la entrada con bulevirtide en combinación con peg-IFN-alfa-2a tiene un potencial curativo en pacientes con coinfección crónica de hepatitis B/D”, concluyeron los investigadores. “Los datos presentados indican un papel futuro para el tratamiento de la hepatitis B crónica”.

Wedemeyer notó que este es el ensayo clínico más grande y los mejores resultados jamás vistos para el VHD. Dado que los niveles de virus se recuperaron después de interrumpir la terapia, dijo que se explorarán las duraciones más prolongadas del tratamiento en los estudios de fase III.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Wedemeyer H et al. Final results of a multicenter, open-label phase 2 clinical trial (MYR203) to assess safety and efficacy of myrcludex B in combination with PEG-interferon alpha 2a in patients with chronic HBV/HDV co-infection. The International Liver Congress, Vienna, abstract GS-13, 2019. Journal of Hepatology 70:e81, 2019.

Noticia traducida por ASSCAT

30/04/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!
Cargar más

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post