Aspectos más destacados del 7º Simposio Internacional sobre el Cuidado de la Hepatitis en Usuarios de Sustancias (INHSU 2018)

04/12/2018 | Artículos, Noticias de prensa

El 7º Simposio Internacional sobre el Cuidado de la Hepatitis en Usuarios de Sustancias (INHSU 2018) se celebró del 19 al 21 de septiembre de 2018 en Cascais, Portugal.

El simposio cubrió los últimos avances en epidemiología de la hepatitis C, manejo y tratamiento de la hepatitis viral entre las personas que usan drogas, con un enfoque específico en la hepatitis C.

La conferencia tuvo un enfoque verdaderamente internacional que atrajo a delegados de todo el mundo, incluidos profesionales de la salud (médicos, enfermeras y personal afines), investigadores, representantes de organizaciones comunitarias, personas que consumen drogas y creadores de políticas.

56 países estuvieron representados en la conferencia INHSU de este año, con representación de las 6 regiones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El martes 18 de septiembre, se celebró un Día de la Política de Acción Conjunta en el Parlamento Nacional de Portugal, organizado conjuntamente por INHSU y la Red UNITE. La sesión se centró en la integración de la salud del usuario de drogas, la política de drogas y la prevención y atención de la hepatitis C para las personas que usan drogas, y reunió a una comunidad de personas que trabajan juntas para eliminar la hepatitis C. El presidente de la Red UNITE, Ricardo Baptista-Leite, resumió la clave los mensajes de este día reiterando el carácter contraproducente de la criminalización de las drogas, la importancia de la reducción de daños como medida de salud pública y la necesidad de integrar las mejores prácticas innovadoras.

La reunión terminó con el lanzamiento de la “Declaración mundial para eliminar la hepatitis C en personas que consumen drogas. Una llamada a los líderes políticos a actuar”.

Celebrada el 18 de septiembre, la 2ª Cumbre de la Comunidad HEP-C, organizada por la Correlation European Harm Reduction Network en estrecha colaboración con INHSU, destacó las necesidades, las brechas actuales y las oportunidades para que el tratamiento de la hepatitis C esté disponible para todas las personas. La cumbre reunió a personas de las comunidades afectadas, activistas, investigadores, proveedores de atención médica, profesionales de la reducción de daños y responsables políticos para discutir y desarrollar una cooperación duradera para construir el camino hacia la eliminación del VHC.

A continuación, podéis leer en castellano la “Declaración mundial para eliminar la hepatitis C en personas que consumen drogas. Una llamada a los líderes políticos a actuar”:

Nosotros, miembros y representantes de la comunidad que trabajamos para eliminar la hepatitis C: una comunidad que incluye a personas que viven con hepatitis viral, personas que usan drogas, activistas, proveedores de atención médica, administradores de programas, expertos en reducción de daños, investigadores, la industria farmacéutica y los responsables políticos: están preocupados por la brecha entre el impacto global de la hepatitis C en la salud y el bienestar de las personas que usan drogas y el acceso limitado a servicios basados en evidencia que son efectivos para la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la infección por hepatitis C.

A nivel mundial, la morbilidad y la mortalidad debidas a la infección por hepatitis C siguen aumentando. Las personas que usan o se inyectan drogas representan una población prioritaria, dada la alta prevalencia e incidencia de la infección por hepatitis C que resulta de un acceso inadecuado al equipo de inyección estéril. A nivel mundial, se estima que entre los 15,6 millones de personas que han consumido drogas inyectables recientemente, el 39% (4,6 millones) vive con la infección por hepatitis C y 1,4 millones con la hepatitis C y el VIH. Se estima que el intercambio de agujas y jeringuillas entre las personas que usan drogas representa el 23% de las nuevas infecciones a nivel mundial.

La terapia de sustitución de opioides con metadona o buprenorfina es eficaz para la prevención de la hepatitis C y la infección por VIH. La terapia de sustitución de opioides combinada y los programas de agujas y jeringuillas de alta cobertura (agujas/jeringuillas adecuadas para cubrir todos los episodios de inyección) pueden reducir la incidencia de hepatitis C hasta en un 80%. Los programas de agujas y jeringas también previenen la infección por VIH.

Sin embargo, la cobertura de los programas de agujas y jeringuillas y la terapia de sustitución de opioides varían sustancialmente a nivel mundial. En la mayoría de los países, la cobertura de reducción de daños está muy por debajo de los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud, con menos del 1% de las personas que se inyectan drogas que viven en países con alta cobertura de ambos servicios. El acceso a los servicios para prevenir la hepatitis C es un derecho humano y tiene importantes beneficios para la salud pública.

La disponibilidad de terapias antivirales de acción directa que curan >95% de las personas con infección por hepatitis C es uno de los mayores avances médicos. Esto ha traído un considerable optimismo a las personas que viven con hepatitis C y las personas que trabajan en el campo. Esto ha llevado a los Estados miembros de las Naciones Unidas a incluir la hepatitis como un objetivo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y la Organización Mundial de la Salud a establecer la eliminación de la hepatitis viral como el objetivo de su primera Estrategia Mundial del Sector de la Salud sobre la Hepatitis Viral. Para lograr la eliminación en 2030 (a partir de los niveles de 2015), la Organización Mundial de la Salud estableció objetivos que incluyen:

  • Reducir las nuevas infecciones de hepatitis C en un 80%.
  • Reducir el número de muertes por hepatitis C en un 65%.
  • Aumentar el número de jeringuillas/agujas estériles distribuidas para las personas que se inyectan drogas de 20 a 300 por persona por año.
  • Aumento de los diagnósticos de hepatitis C de <5% a 90%.
  • Aumentar el número de personas elegibles que reciben tratamiento contra el VHC de <1% a 80%.

Estos objetivos también deben aplicarse de manera equitativa a todas las poblaciones afectadas, incluidas las personas que consumen drogas.

Sin embargo, las pruebas y el tratamiento de la hepatitis C entre las personas que usan o se inyectan drogas siguen siendo subóptimas a nivel mundial. Algunos países continúan restringiendo el acceso a las terapias de la hepatitis C para las personas que han consumido medicamentos recientemente, debido a las preocupaciones infundadas de una respuesta deficiente a la terapia y al riesgo de reinfección de la hepatitis C. Esto es a pesar de la evidencia de que la terapia antiviral de acción directa para la infección por hepatitis C es efectiva en personas con consumo de drogas reciente o en curso. La tasa de reinfección de hepatitis C entre las personas que se inyectan drogas es baja. No existe evidencia científica que niegue a las personas que usan drogas el acceso a una cura para la hepatitis C.

Asegurar el acceso a intervenciones como los programas de agujas y jeringuillas de bajo umbral, la terapia de sustitución de opioides y el tratamiento de la hepatitis C son esenciales para reducir la incidencia y la prevalencia de la hepatitis C entre las personas que consumen drogas. Estas intervenciones están en línea con la orientación técnica de las Naciones Unidas y son rentables. La evidencia consistente también demuestra que las instalaciones de consumo de drogas supervisadas también mitigan los daños relacionados con la sobredosis y los comportamientos no seguros de uso de drogas, y pueden facilitar la captación de otros servicios de salud, como las pruebas de hepatitis C y el tratamiento, entre las personas que usan drogas.

Nosotros, la comunidad de personas que trabajamos para eliminar la hepatitis C, apoyamos de todo corazón al compromiso de los Estados miembros de las Naciones Unidas con el objetivo de eliminar la hepatitis viral para 2030. Para lograr ese objetivo, pedimos a los líderes políticos mundiales que luchen por eliminar la hepatitis. La infección por virus C como amenaza para la salud pública en 2030 entre las personas que consumen drogas mediante las siguientes acciones:

1) Ampliación de los servicios de reducción de daños: los gobiernos y los financiadores deben mejorar el acceso a los servicios de reducción de daños y a los servicios de prevención de sobredosis (por ejemplo, naloxona) aumentando el apoyo financiero a los servicios de reducción de daños y protegiendo la financiación de los programas.

2) Hacer que los servicios de salud sean accesibles para las personas que consumen drogas: los servicios de salud deben estar disponibles, ser accesibles y aceptables para las personas que usan drogas, de acuerdo con los principios de ética médica y evitación.

Del estigma, la no discriminación y el derecho a la salud. El uso reciente o continuo de drogas no debe ser un criterio para el acceso o reembolso de las terapias contra la hepatitis C. Los programas que ya brindan servicios para personas que usan o se inyectan drogas (por ejemplo, servicios de VIH, servicios de tratamiento de drogas, servicios de atención primaria, servicios de reducción de daños, instalaciones de consumo de drogas supervisadas, prisiones, farmacias y centros para personas sin hogar) deben proporcionar servicios para la hepatitis C.

3) Apoyar el empoderamiento de la comunidad y los programas basados ​​en la comunidad: los programas deben implementar intervenciones para mejorar el empoderamiento de la comunidad, en particular para las personas que consumen drogas. Las personas que usan drogas deben ser incluidas en los esfuerzos para fortalecer los sistemas de salud y cambiar las tareas para ampliar los servicios de pruebas y tratamiento de la hepatitis C. Los gobiernos y los financiadores también deben mejorar el acceso a los programas basados ​​en la comunidad y los pares diseñados por, dirigidos por y para las personas que usan drogas al aumentar el apoyo financiero y proteger los fondos para dichos programas.

4) Mejorar el acceso a diagnósticos y medicamentos asequibles: la comunidad afectada, los defensores, los investigadores, los proveedores de atención médica, los administradores de programas, los expertos en reducción de daños, los investigadores, la industria farmacéutica, los financiadores y los responsables políticos deben trabajar juntos para negociar mejores precios para los diagnósticos. y tratamientos y trabajos hacia un acceso más amplio.

5) Eliminación del estigma, la discriminación y la violencia: la comunidad afectada, los defensores, los investigadores, los proveedores de atención médica, los administradores de programas, los expertos en reducción de daños, la industria farmacéutica, los financiadores y los responsables políticos deben trabajar juntos para eliminar el estigma, la discriminación y la violencia contra las personas que usan drogas.

6) Reforma de las políticas de drogas: los países deben considerar con urgencia las reformas de la política de drogas. Esto incluye la despenalización del uso y/o posesión de drogas; desarrollar políticas y leyes que despenalicen el uso o posesión de agujas/jeringuillas estériles (lo que permite los programas de agujas y jeringuillas); y reducir las barreras y el estigma en torno a la administración de la terapia de sustitución de opioides y la prevención de sobredosis (por ejemplo, naloxona) en la comunidad y en la prisión. Estas reformas de la política de drogas podrían reducir potencialmente el encarcelamiento y la transmisión de la hepatitis C y el VIH relacionados con el intercambio de agujas y jeringas no estériles (que rara vez están disponibles en las cárceles).

7) Mayor financiamiento para los esfuerzos de eliminación de la hepatitis C: el gobierno y los donantes globales deben proporcionar fondos para los programas nacionales para eliminar la hepatitis C de acuerdo con la meta de la OMS que todos adoptaron.

Los objetivos ambiciosos para la eliminación de la hepatitis C establecidos por la Organización Mundial de la Salud son alcanzables, pero requerirán una comunidad que incluya personas que viven con hepatitis viral, personas que usan drogas, defensores, proveedores de atención médica, administradores de programas, expertos en reducción de daños, investigadores, farmacéuticos. La industria y los diseñadores de políticas de todo el mundo trabajarán juntos para que esto suceda.

Podéis descargar la Declaración en inglés clicando aquí.

 

Fuente: INHSU

Noticia traducida por ASSCAT

04/12/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post