¿Cómo interpretar los resultados de una analítica de una persona con hepatitis B?

Los resultados de los análisis de sangre de una persona con  hepatitis B pueden ser difíciles de comprender e interpretar.

Es muy importante que los analices con tu hepatólogo o médico de atención primaria para que puedas entender si tienes una infección nueva, una infección crónica o si te has recuperado de una infección anterior, cómo está evolucionando tu hepatitis B crónica, cómo estás respondiendo al tratamiento, en caso de recibirlo, etc.

Marcadores serológicos de rutina: antígenos y anticuerpos:

HBsAg: Antígeno de superficie del VBH. Es el primer marcador de la infección que aparece y, si persiste más de 6 meses, la infección se considera crónica.

Anti-HBs: Anticuerpo frente al HBsAg. Indica recuperación o bien inmunidad tras la vacunación.

HBeAg: Antígeno e del VBH. Indica una replicación viral activa. En algunos pacientes puede ser negativo debido a una mutación de la porción del pre-core viral.

Anti-HBe: Anticuerpo frente al HBeAg. Se asocia con una disminución de la replicación viral.

Anti-HBc: Anticuerpo frente al antígeno core del VBH, el cual puede ser IgG o IgM.

Anti-HBc total: Indica que el paciente ha estado en contacto con el VBH.

Anti-HBc IgM: Si es positivo, indica una exposición reciente o un brote de actividad.

ADN-VBH: Se detecta para saber el estado de la replicación del VBH. Es posible medirlo cuantitativamente en unidades internacionales (UI) por mililitro (m/L).Si sigue positivo después de la infección aguda, se considera que ésta ha evolucionado a crónica. En el portador del VBH llamado “inactivo” o “parcialmente activo” el ADN-VBH es menor de 2000 UI/ml y en la infección “curada” se halla indetectable. Al ser una infección que puede variar con el tiempo una sola determinación no es suficiente por lo que se realizan controles periódicos. Los niveles muy elevados suelen correlacionarse con la progresión de la enfermedad hepática.

El aumento del ADN-VBH en el curso del tratamiento indica la aparición de mutantes resistentes a dicho tratamiento y se debe investigar. Es prioritario en estos casos confirmar la adherencia al tratamiento, ya que la falta de ésta ya explicaría una reactivación y/o aparición de mutaciones virales resistentes, por lo que siempre se pregunta al paciente si ha olvidado alguna dosis.

Podemos distinguir:

Hepatitis crónica activa: Tendría indicación de tratamiento; se caracteriza por HBsAg positivo más de 6 meses, ADN-VHB mayor de 2000 UI/mL (según la guía europea), persiste ALT elevada y se demuestra actividad por biopsia hepática/Fibroscan.

Hepatitis B inactiva: Sin indicación de tratamiento; se aconseja seguimiento y control. Se caracteriza por HBsAg positivo, HBeAg negativo, anti-HBe positivo, ADN-VHB con nivel bajo (menor de 2000 UI/mL) o negativo, ALT normal de forma continuada y la biopsia hepática confirma que no hay actividad inflamatoria.

Hepatitis B resuelta: Historia previa de hepatitis por VHB aguda o crónica o anti HBc positivo (con o sin antiHBs positivo). HBsAg negativo, ADN-VHB indetectable y ALT normal.

Última actualización: 19/02/16