Adherencia al tratamiento y cómo optimizarla

Una vez el especialista le ha recomendado iniciar el tratamiento, hay muchas cosas que puede hacer para asegurar que sea lo más efectivo posible, sacando así el máximo beneficio y asegurando que se siente bien durante el mismo.

Es posible que en este momento no se sienta mal y por lo tanto puede resultarle extraño empezar con un largo período de medicación. Incluso, se podría plantear dejar la medicación, o simplemente volverse más olvidadizo en este aspecto. Pero debe tener en cuenta que los análisis de sangre demuestran que el virus sigue activo y aunque se sienta bien, su cuerpo está empezando a mostrar signos de que el hígado está siendo dañado. Si no toma la medicación, es muy probable que empiece a desarrollar síntomas, por lo tanto, trate de motivarse con la idea de que el tratamiento le ayudará a mantenerse sano y a mantener el virus inactivo. Por tanto, necesita organizarse para tomar el tratamiento correctamente.

Es importante tomar el tratamiento con regularidad, sin interrupciones, exactamente tal y cómo indicó su médico. Si deja el tratamiento o no lo toma con regularidad, será menos efectivo contra el virus y el riesgo de que éste desarrolle resistencia a los medicamentos aumenta. Por lo tanto:

Escriba detalladamente un horario con las dosis de su tratamiento (su médico u hospital pueden proporcionarle uno. Éste le ayudará a estar seguro sobre qué medicamentos y qué cantidades debe tomar en cada momento.

Encuentre maneras de integrar sus dosis en su rutina diaria o semanal – piense en cuándo puede tener un momento de tranquilidad para tomar sus medicinas.

Si está tomando medicación diariamente, mantenga sus medicamentos en algún lugar de fácil acceso, tal vez en un lugar relacionado con sus actividades matinales habituales, como junto a la jarra de café o de los cereales del desayuno, o cerca de la pasta de dientes (teniendo en cuenta la necesaria seguridad para el resto de la familia o sus necesidades privadas) para que su café de la mañana o su rutina del baño le recuerden que tiene que tomar la medicación.

Programe una alarma en su reloj o en su teléfono móvil –o en ambos- para que le recuerden la hora de tomar su medicación.

Si está usando pastillas, lleve una o dos dosis de repuesto en el bolso, maletín o bolsa de aseo, por si se da el caso que olvida tomar la medicación antes de salir de casa para ir al trabajo o si termina quedándose fuera por una noche.

Última actualización: 16/11/14