Prevención de la transmisión de la hepatitis C

¿Qué puede hacer el paciente que padece hepatitis C para evitar transmitir la enfermedad a otras personas?

Como el  virus de la hepatitis C se transmite a través de sangre infectada, el paciente, ha de intentar evitar que su sangre entre en contacto con  la de  otras personas.  Sin embargo, si esto sucede no tiene porque producirse infección ya que la piel actúa como primera línea de defensa e impide que el virus entre en el torrente circulatorio de la otra persona. Pero el riesgo existe ,ya que puede haber heridas abiertas en la piel, que a veces no son visibles.

Por tanto, el paciente que sabe que padece hepatitis C ha de:

Evitar situaciones de alto riesgo (por ejemplo, compartir agujas o jeringas, compartir rulos para esnifar).

Recubrir todas las heridas abiertas.

Informar a las personas con riesgo para que puedan tomar precauciones (por ejemplo, enfermeras que extraen muestras de sangre), avisar si va a realizarse una prueba diagnóstica invasiva como puede ser una colonoscopia, informar de su enfermedad si va a hacerse un tatuaje o un piercing para que el profesional extreme las precauciones que marca la normativa.

No compartir artículos personales con posibilidad de contacto sangre-sangre o sangre-tejido, como cepillos de dientes, cuchillas de afeitar, tijeras de uñas, utensilios de manicura, peines etc.

En lo referente a la prevención por transmisión sexual utilizar siempre preservativo en las prácticas de riesgo y sobre todo si se tienen varias parejas sexuales.El hecho de comunicar a la otra persona que se tiene la enfermedad no es fácil de decidir , pero si se decide hacerlo hay que prepararse con material informativo para no asustar a la otra persona; conocer lleva a comprender, si la otra persona nos tiene en estima. 

En cuanto a la transmisión de madre a hijo hay que tener en cuenta que existen un 5% de posibilidades de que una mujer que padece hepatitis C transmita el virus a su hijo. Se cree que este tipo de transmisión de virus se produce durante el parto. El riesgo aumenta si también está infectada por el VIH.

No hay pruebas de que la hepatitis C pueda contagiarse a través de la leche materna, pero debe evitarse la lactancia natural cuando la piel presenta laceraciones.

¿Qué puede hacer para evitar contraer hepatitis C la persona que, no estando infectada, está informada de la existencia de la enfermedad?

Hasta ahora no existe ninguna vacuna disponible que proteja de la hepatitis C. Por tanto para reducir el riesgo de contraer la hepatitis C la mejor opción es estar muy bien informado y conocer cómo se transmite para evitar así las situaciones de riesgo.

En general no se deben compartir enseres domésticos que podrían causar hemorragias, como cuchillas de afeitar o cepillos de dientes.

También tener en cuenta que deben recubrirse las heridas abiertas para reducir el riesgo de exposición a sangre infectada.

El virus de la hepatitis C puede destruirse mediante técnicas de esterilización, si bien ha de hacerse correctamente. A fin de reducir el riesgo de contraer hepatitis C mediante prácticas higiénicas deficientes, piense detenidamente en aquellas situaciones en las que sepa que hay posibilidad de que se produzca un pinchazo en la piel (por ejemplo, realización de tatuajes o perforaciones corporales (piercing)) y asegúrate de que todo el material ha sido perfectamente esterilizado y se cumplen los protocolos marcados sanitariamente.

Si acudes a un establecimiento para hacerte un tatuaje debes asegurarte que la tinta utilizada se abre delante de ti y que se observan todas las medidas de higiene y seguridad.

Si tienes que manipular sangre o hemoderivados, lleva guantes y ten cuidado con los objetos punzantes (por ejemplo, agujas y jeringas). No manipules sangre con la piel desnuda ya que es posible que tenga pequeños cortes o arañazos no visibles.

Hoy día, la sangre y los hemoderivados preparados con anterioridad para administración por parte de profesionales sanitarios, son objeto de un cribado sistemático del virus de la hepatitis C en la mayoría de los países y también pasan por un procedimiento para inactivar el virus cuando procede.

El Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya ha publicado un Manual de Bones Pràctiques sobre la Prevenció de les Infeccions als Centres d´Odontologia, donde se  detalla de manera minuciosa todas las medidas que han de tomar los Centros de Odontología para que las personas puedan acudir al dentista sin ningún tipo de miedo a infectarse de ninguna enfermedad transmisible, entre ellas la hepatitis C.

Última actualización: 26/02/16