Principales conclusiones de la Cumbre Mundial de la Hepatitis de São Paulo 2017

Esta semana se cumplen exactamente 6 meses desde que se celebró la Cumbre Mundial de la Hepatitis 2017 en São Paulo, Brasil, en asociación con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Gobierno de Brasil. El evento fue una ocasión trascendental que reunió a una audiencia global de 750 delegados de 106 países. Los delegados, formados por grupos de la sociedad civil, la OMS y sus Estados miembros, organizaciones de pacientes, responsables de políticas, científicos de la salud pública y financiadores, se unieron para avanzar en la agenda de hepatitis viral y compartir ideas, experiencias y mejores prácticas.

Para resumir los aprendizajes clave del evento, celebrar su éxito y mostrar su impacto, la World Hepatitis Alliance (WHA) ha desarrollado la ‘Accelerating Action towards the Elimination of Viral Hepatitis: World Hepatitis Summit 2017 Event Report’.

Aquí están los principales puntos destacados del evento:

  • La Cumbre Mundial de la Hepatitis 2017 reunió a más de 750 delegados de 106 países.
  • 118 oradores expertos mundiales de alto nivel presentados a los delegados durante tres días de reuniones, incluidos 17 talleres y 9 reuniones paralelas.
  • 82 gerentes de programa de 65 países participaron en el evento, incluidos 12 ministros de salud.
  • Más de 900 piezas de cobertura mediática, incluidas BBC, El Mundo, The Times, AFP y Al Jazeera, se obtuvieron en 53 países.
  • Se enviaron 8.060 tweets al hashtag #HepSummit2017 del evento, que suman 91 millones de impresiones en redes sociales.
  • Se aceptaron 300 resúmenes sobre respuestas innovadoras a la hepatitis viral para carteles y presentaciones orales.

Puedes descargar el informe completo aquí.

Antes de la Cumbre Mundial de la Hepatitis 2017, la Alianza Mundial contra la Hepatitis (WHA) convocó a más de 150 representantes de la sociedad civil para un evento exclusivo para miembros que tenía como objetivo crear capacidades y aumentar el trabajo en red. Puedes obtener más información sobre la Conferencia de miembros de Pre-Summit 2017 en el informe del evento aquí.

Principales conclusiones de la Cumbre Mundial de la Hepatitis de São Paulo 2017:

1.- Países de todo el mundo están comprometidos con la eliminación de la hepatitis viral

Muchos países están demostrando un fuerte liderazgo político dentro del espacio de la hepatitis viral. La Cumbre ofreció una plataforma para docenas de casos de estudio nacionales y presentaciones sobre el valioso trabajo que están llevando a cabo los gerentes de programas y los creadores de políticas dentro de sus propios países y regiones. 12 ministros de salud y sus representantes ministeriales subieron al escenario desde Brasil, China, Egipto, Georgia, Lesoto, Malta, Mongolia, Pakistán, Sudán, Siria, Uganda y Australia para comprometerse con la eliminación.

2.- Se está progresando en el tratamiento y la curación

En 2016, 1,76 millones de personas fueron tratadas recientemente por hepatitis C, un aumento significativo en los 1,1 millones de personas que fueron tratadas en 2015. Los 2,8 millones de personas adicionales que iniciaron el tratamiento de por vida para la hepatitis B en 2016 aumentaron notablemente de los 1,7 millones de personas comenzando en 2015. Pero estos hitos representan sólo los pasos iniciales: el acceso al tratamiento debe aumentarse globalmente si se quiere alcanzar el objetivo de 80% de tratamiento para el año 2030. 

3.- El diagnóstico sigue siendo un desafío

Para lograr una ampliación rápida del tratamiento, los países necesitan urgentemente aumentar la aceptación de las pruebas y el diagnóstico de hepatitis B y C. A partir de 2015, se estima que 1 de cada 10 personas que viven con hepatitis B y 1 de cada 5 personas que viven con hepatitis C eran conscientes de su infección. Los países necesitan mejorar las políticas y programas para aumentar la conciencia y el diagnóstico posterior.

4.- La financiación no ha de ser una barrera

Los delegados escucharon reiteradamente que la financiación no debería ser una barrera para desarrollar e implementar un programa nacional de hepatitis viral. No existe un fondo global para la hepatitis y, por lo tanto, los países deberán pensar creativamente al financiar sus programas. Se instó a los países a adoptar un enfoque estratégico para este trabajo a fin de garantizar que sus programas de hepatitis se calcularán en su totalidad con el fin de alcanzar los objetivos para el 2020 y el 2030 de la OMS. A lo largo de las sesiones, los presentadores reiteraron que la integración en sistemas de salud más amplios será clave para lograr la eliminación y Homie Razavi, de CDA Foundation, recordó a los asistentes que “los países gastarán menos para eliminar la hepatitis C que no hacer nada en absoluto”.

5.- Los esfuerzos deben llegar más lejos y a aquellos en mayor riesgo

Se desarrollaron nueve reuniones paralelas con organizaciones asociadas externas para presentar contenido sobre grupos y subpoblaciones difíciles de alcanzar, incluidos los niños, aquellos que viven con hepatitis E, poblaciones indígenas y personas privadas de libertad.

Los servicios de hepatitis existentes rara vez abordan los factores subyacentes críticos que generan inequidades en la salud, como la pobreza, la discriminación y la criminalización, la dependencia de drogas y la mala salud mental. Las intervenciones y los servicios, cuando existen, a menudo están mal focalizados y no llegan a quienes están en mayor riesgo o que son los más afectados. Los países deben proporcionar una gama completa de servicios de prevención de hepatitis que sean accesibles a diferentes grupos de población, particularmente a aquellos con mayor riesgo.

6.- La reducción de daños es crucial

Las personas que se inyectan drogas están particularmente expuestas al virus de la hepatitis C, y una cuarta parte de las nuevas infecciones se atribuyen al intercambio de equipos de inyección no esterilizados. Sin embargo, su acceso a los servicios de prevención, pruebas, tratamiento y reducción de daños permanece muy por detrás de los objetivos de la OMS.

A pesar de los beneficios comprobados, muchos países carecen de estos servicios de reducción de daños. Quince organizaciones de la sociedad civil incluyendo la WHA, Médicos del Mundo, Coalition y Action Group lanzaron una declaración pidiendo a los líderes mundiales que aumenten urgentemente el acceso a intervenciones de reducción de daños y que reformulen las políticas de criminalización de drogas que dificultan el acceso de las personas a los servicios de salud. 

7.- Poner a las personas que viven con hepatitis viral en el centro de la respuesta da resultados

Los hallazgos iniciales de los programas de país de la OMS demuestran una fuerte correlación entre los países que involucran a la sociedad civil en su respuesta a la hepatitis y aquellos con un plan nacional y fondos específicos. A pesar de esto, en la Cumbre se lanzó el informe Global de la Sociedad Civil Responsable del Gobierno de la WHA, que demostró que la mayoría de la sociedad civil ha tenido poca participación en la respuesta de su gobierno al estigma y la discriminación y sólo participa marginalmente en la respuesta nacional a la hepatitis viral. Esto debe cambiar si se va a lograr la eliminación.

Puedes descargar el pdf completo aquí.

 

Fuente: World Hepatitis Alliance (mayo 2018)

Noticia traducida por ASSCAT

Última actualización: 7/05/18