En mujeres con Insuficiencia Hepática Aguda inducida por fármacos el riesgo de sufrir síntomas cerebrales es más elevado

Las mujeres con Insuficiencia Hepática Aguda (ALF, por sus siglas en inglés) inducida por dosis elevadas de paracetamol son más propensas que los hombres a tener encefalopatía hepática grave, según los investigadores.

Hasta ahora no se conocía el porqué de este hecho, según la Dra. Jessica Rubin, de la Universidad de California en San Francisco.Pero el análisis retrospectivo de un gran grupo de pacientes con insuficiencia hepática aguda debida a toxicidad medicamentosa, sugiere que al menos una parte de la respuesta está en la co-medicación, pues estaban tomando otros fármacos al mismo tiempo que el paracetamol, informó Rubin en el congreso anual de la Asociación Americana para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas (AASLD, por sus siglas en inglés).

Este hallazgo del predominio de mujeres con insuficiencia hepática que presentan encefalopatía hepática es muy importante, tal y como comentó el Dr. Raymond Chung, del Hospital General de Massachusetts en Boston. Una de las consecuencias, según el Dr. Chung, es que los médicos de urgencias deben estar “muy atentos a diagnosticar una posible ingestión de dosis tóxicas de medicamentos” porque para algunos fármacos, existen antídotos que pueden administrar.

“Por norma, en casos de insuficiencia hepática aguda, ya se hace un diagnóstico de sospecha de posibles tóxicos” dijo Chung, por lo que no es probable que este hallazgo promueva un cambio específico en la práctica. Pero es un recordatorio para los médicos, especialmente cuando tratan a mujeres, para “profundizar y hallar las causas” que están provocando el daño hepático, añadió.

Los descubrimientos provienen del análisis de los resultados del Registro de pacientes con insuficiencia hepática aguda inducida por paracetamol. Este Registro se denomina Grupo de Estudio de Fallo Hepático Agudo (ALFSG, por sus siglas en inglés), y desde enero de 2000 hasta julio de 2015 han participado 23 centros.

“Las mujeres tienen más probabilidades de tener insuficiencia hepática aguda inducida por paracetamol que los hombres”, afirmó la Dra. Rubin. De las 912 personas del grupo de pacientes, el 76% eran mujeres.

El análisis también mostró que las mujeres de este grupo de pacientes necesitaban con más frecuencia ingreso en cuidados intensivos, con intubación y otros tratamientos. Básicamente, dijo que parecían más enfermas que los hombres, aunque la evaluación global de los resultados mostró que no tenían una mayor mortalidad.

El análisis del grupo de pacientes mostró que las mujeres tenían mayor riesgo de presentar encefalopatía hepática de Grados 3 y 4. Específicamente, el 58% de las mujeres tenían encefalopatía grave, en comparación con el 42% de los hombres.

La encefalopatía “se manifiesta como confusión, desorientación y dificultad de movimiento”, dijo la Dra. Rubin.

El equipo de investigadores profundizó en su estudio para averiguar por qué las mujeres estaban más enfermas. Una hipótesis, dijo la Dra. Rubin, era que habían tomado también otros medicamentos. En general, Rubin dijo que alrededor del 57% del grupo informó que tomaba otros fármacos, principalmente benzodiacepinas, narcóticos orales o ambos, junto con dosis elevadas de paracetamol.

Sin embargo, entre las personas con encefalopatía grave (92 hombres y 428 mujeres) hubo una marcada diferencia en la proporción de personas que informaron de esta co-ingestión: un 42% y un 65%, respectivamente, según informó la Dra. Rubin.

En resumen, detectaron tres factores de riesgo que propiciaban sufrir encefalopatía hepática grave:

  • Sexo femenino, con un ratio de probabilidad del 1,95.
  • Edad, cada año de edad, con un ratio de probabilidad del 1,02.
  • Co-ingestión, con un ratio de probabilidad del 1,48.

Pero, según dijo la Dra. Rubin, los investigadores notaron además una interacción significativa entre el sexo y el uso de medicamentos, lo que les permitió realizar un subanálisis sobre el riesgo de encefalopatía grave por sexo. En ese análisis, la co-ingestión por los hombres no fue un factor indicativo de encefalopatía hepática, pero sí para las mujeres.

Para Rubin, ese hallazgo plantea otra pregunta: ¿por qué las mujeres serían más sensibles que los hombres a los efectos de la co-ingestión de medicamentos? Para responder a esto, añadió que se deberían buscar posibles explicaciones fisiológicas y neurológicas adicionales en futuras investigaciones.

El estudio plantea “el tema de la influencia sexual en la insuficiencia hepática en pacientes con sobredosis de paracetamol”, comentó el Dr. Raúl Andrade, de la Universidad de Málaga.

Andrade, que no participó en el estudio, dijo que él y sus colegas médicos han demostrado que en los pacientes españoles, el sexo femenino es un factor de riesgo de insuficiencia hepática fulminante debido a reacciones hepáticas idiosincrásicas a diversos medicamentos, además del paracetamol, una conclusión que también ha sido observada en los Estados Unidos.

“La explicación que hay detrás de la mayor fragilidad de las mujeres para desarrollar una hepatitis tóxica es actualmente desconocida, pero a ello podrían contribuir factores hormonales y diferencias en la distribución de la grasa corporal”, añadió el Dr. Andrade.

Traducción del artículo ” Marked Sex Difference Seen in Drug-Induced Liver Failure. Brain damage, polypharmacy more common in women with ALF ” publicado por Michael Smith en  MedPage Today – 12-11-16

 

Última actualización: 14/12/16