Informe “Progreso hacia la Eliminación de las Hepatitis Víricas en EEUU (2017)”

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) se esfuerzan por prevenir las infecciones por hepatitis virales y eliminar las enfermedades y la mortalidad causadas por la hepatitis viral. Los CDC priorizan las acciones de salud pública necesarias para lograr cuatro objetivos estratégicos:

  1. Asegurar que las poblaciones vulnerables estén vacunadas contra la hepatitis viral.
  2. Asegurar la detección temprana y la respuesta para detener la transmisión de hepatitis B y hepatitis C.
  3. Asegurarse de que las personas que viven con hepatitis B y hepatitis C sean diagnosticadas, dirigidas con la atención recomendada y tratadas.
  4. Actuar globalmente para prevenir, detectar y controlar la transmisión de hepatitis viral, la enfermedad y la mortalidad asociada en Estados Unidos.

Este informe sobre la eliminación de la hepatitis viral en Estados Unidos proporciona información sobre el progreso en la implementación de las intervenciones recomendadas y el impacto de estas intervenciones en la prevención de la transmisión de la hepatitis viral, la enfermedad y la mortalidad asociada.

Los datos contenidos en este informe se utilizan para controlar los resultados de salud (por ejemplo, nuevas infecciones y mortalidad) y para rastrear el estado de las intervenciones preventivas (por ejemplo, vacunación) que pueden mejorar estos resultados de salud. Los datos se presentan por edad, sexo, raza/etnia y otras variables para evaluar las disparidades entre segmentos de la población de EEUU; dicha evaluación se puede usar para guiar la implementación de intervenciones efectivas. En este informe, el progreso hacia el logro de los objetivos seleccionados para 2020 se evalúa en comparación con los objetivos anuales para el rendimiento del programa y las mejoras en los resultados de salud. Los objetivos para 2020, compilados específicamente para este informe, fueron adaptados de otras iniciativas como “Healthy People Objectives 2020” cuando están disponibles; sin embargo, ninguna iniciativa existente y única evalúa exhaustiva o consistentemente todos los indicadores considerados críticos para monitorear la carga de la hepatitis viral en la nación. El año 2014, utilizado como base en este informe, mantiene la uniformidad entre los indicadores y es consistente con el Plan Estratégico de Hepatitis Viral de los CDC, 2016-2020.

Los objetivos anuales suponen una tasa lineal de cambio desde la línea base observada para 2014 hasta la meta en 2020. Los CDC tienen la intención de actualizar este informe anualmente para reflejar los cambios en las medidas de rendimiento, los indicadores de los resultados de salud y las fuentes de datos disponibles. Este Informe Nacional de Progreso incluye información epidemiológica actual y hallazgos clave para la prevención del virus de la hepatitis A (VHA), el virus de la hepatitis B (VHB) y el virus de la hepatitis C (VHC), ya que son responsables de la mayoría de las enfermedades y muertes causadas por hepatitis viral en los Estados Unidos. Los siguientes textos resumen esta información para cada tipo de infección de hepatitis viral:

La cobertura de vacunación contra la hepatitis A ha aumentado, lo que contribuye a la disminución de las infecciones por el VHA entre los niños pequeños y adolescentes. La variabilidad en las tasas de incidencia de hepatitis A entre los adultos a lo largo del tiempo pone de relieve la importancia de la vigilancia de la salud pública para identificar y responder a los brotes de hepatitis A.

 Más de una cuarta parte de los recién nacidos no reciben la vacuna contra la hepatitis B dentro de los 3 días posteriores al nacimiento, lo que deja a los niños innecesariamente vulnerables a la infección y enfermedad por el VHB.

 La epidemia de opiáceos (y la inyección de otras sustancias) es en gran parte responsable de los aumentos en las tasas de incidencia de hepatitis B y hepatitis C. Las tendencias reflejan un acceso inadecuado a estrategias de prevención eficaces, incluidos programas de servicios de jeringas, vacunación contra la hepatitis B y pruebas y tratamiento para personas infectadas con VHB o VHC.

Después de décadas de aumentos anuales en la mortalidad relacionada con el VHC, las tasas de mortalidad disminuyeron levemente en 2015. A pesar de este cambio, el número de muertes relacionadas con el VHC continúa excediendo las muertes por encima del resto de enfermedades infecciosas notificables en los Estados Unidos.

La hepatitis viral, particularmente el virus de la hepatitis B (VHB) y el virus de la hepatitis C (VHC), es una causa importante de enfermedad y mortalidad en Estados Unidos y en todo el mundo. A nivel mundial, se estima que 257 millones y 71 millones de personas viven con infección crónica por VHB y VHC, respectivamente1. En 2013, la hepatitis viral se cobró aproximadamente 1,4 millones de vidas, una cifra mundial de muertes que superó a las de accidentes de tráfico, diabetes y malaria2. En Estados Unidos, hasta 4,4 millones de personas viven con infección por VHB o VHC que, en conjunto, son las principales causas de enfermedad hepática crónica y cáncer de hígado3-4. En contraste con la disminución del índice de muertes por otros cánceres, las muertes por cáncer de hígado están aumentando en Estados Unidos, y gran parte del aumento se atribuye a la hepatitis viral5. De especial preocupación es el número anual de muertes relacionadas con VHC, que ahora excede el número de muertes de las otras 60 enfermedades de notificación nacional combinadas6.

Los nuevos casos de hepatitis viral están en aumento en Estados Unidos. La tasa de nuevas infecciones por VHC informadas a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) aumentó en un 167% a nivel nacional entre 2010 y 2015, y la mayoría de las nuevas infecciones ocurren entre adolescentes y adultos jóvenes. En 2015, la tasa de nuevas infecciones por VHB aumentó debido al aumento de la transmisión entre las personas que se inyectan drogas (PID) y aquellos con otros riesgos relacionados con el VHB7. Esta tendencia al alza en las tasas de incidencia no es inevitable. Los nuevos casos de hepatitis viral se pueden prevenir con intervenciones efectivas. Por ejemplo, las vacunas efectivas pueden proteger a las personas contra la infección con VHA y VHB. Otras medidas preventivas incluyen la detección de donaciones de tejidos/órganos, un estricto control de infecciones en entornos de atención médica, prácticas sexuales más seguras y acceso a equipos de inyección limpios para personas que se inyectan drogas.

Las pruebas, la atención y el tratamiento reducen en gran medida los riesgos de mortalidad al tiempo que mejoran la calidad de vida de las personas que viven con la infección por el VHB y el VHC. En Estados Unidos, menos de la mitad de las personas que viven con hepatitis C saben que están infectadas8. Sólo a través de las pruebas y el conocimiento del estado de infección, las personas con hepatitis B o C reciben la atención y el tratamiento que pueden mejorar enormemente sus resultados de salud. La terapia para el VHB reduce los riesgos de mortalidad por cáncer de hígado y las terapias con VHC con licencia son capaces de curar a más del 90% de las personas infectadas por VHC que completan el tratamiento9. Las personas que logran la curación virológica de su infección por VHC tienen un riesgo dramáticamente menor de cáncer de hígado y otras condiciones que amenazan la vida y experimentan una mejor calidad de vida (por ejemplo, menos fatiga y menos problemas de salud mental) que aquellos que permanecen infectados.

Ciertas poblaciones de EEUU se ven desproporcionadamente afectadas y mueren a causa de la hepatitis B (por ejemplo, asiáticos/isleños del Pacífico, personas de 55-64 años y personas infectadas al nacer) y hepatitis C (por ejemplo, personas nacidas entre 1945-1965, americanos africanos, y los indios americanos/nativos de Alaska). Estas poblaciones necesitan mayores intervenciones dirigidas que puedan prevenir nuevos casos de infección (por ejemplo, educación y vacunación). Para las personas de estas poblaciones que viven con hepatitis viral crónica, se necesita un mejor acceso a la atención y el tratamiento de la hepatitis, ya que vincular a las personas infectadas a estos servicios mejora la calidad de vida.

Los esfuerzos nacionales para prevenir nuevas infecciones por hepatitis A, hepatitis B y hepatitis C y morbilidad y mortalidad asociadas se están llevando a cabo en múltiples niveles. Guiado por cuatro imperativos estratégicos (es decir, garantizar que las poblaciones vulnerables estén vacunadas, detener la transmisión, identificar y vincular a las personas infectadas con los servicios de atención y tratamiento recomendados, y detectar y controlar la hepatitis viral en todo el mundo) delineado en el Plan Estratégico de Hepatitis Viral de CDC, 2016-2020, el CDC ha seleccionado actividades de prevención específicas basadas en un enfoque de prevención de alto impacto. Las intervenciones más rentables y escalables están alineadas con las poblaciones y áreas geográficas con la mayor carga de hepatitis viral, maximizando el impacto de los dólares federales de prevención y avanzando el progreso colectivo para lograr beneficios de salud para la nación. Desarrollado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EEUU (HHS), el Plan Nacional de Acción contra la Hepatitis Viral del HHS, 2017-2020, describe las prioridades de prevención y colaboraciones necesarias entre organizaciones de salud pública, clínicas y sin fines de lucro para ampliar el acceso a intervenciones y tratamientos que pueden prevenir nuevas infecciones y evitar muertes prevenibles por hepatitis viral.

El título de este Informe nacional de progreso, Progreso hacia la Eliminación de la Hepatitis Viral en Estados Unidos, refleja el creciente consenso de que la hepatitis viral, específicamente la hepatitis B y la hepatitis C, puede eliminarse como una amenaza para la salud pública. Con el apoyo de la Asamblea Mundial de la Salud de 2016, la Organización Mundial de la Salud publicó una Estrategia del Sector de la Salud Mundial sobre Hepatitis Viral 2016-2021, que tiene como objetivo eliminar la hepatitis viral como una amenaza para la salud pública. Los objetivos de esta estrategia son implementar las intervenciones necesarias para reducir el número de nuevas infecciones por VHB y VHC en un 90% y reducir la mortalidad relacionada con la hepatitis viral en un 65% para 2030. Guiados por esta estrategia global, en marzo de 2017, la Academia de Ciencias, Ingeniería y Medicina lanzaron una Estrategia Nacional para la Eliminación de las Hepatitis B y C, desafiando a la nación a implementar acciones necesarias para eliminar la hepatitis B y la hepatitis C como amenazas a la salud pública en Estados Unidos para el año 2030.

Progreso de la medición

Los siete indicadores en este informe proporcionan una forma objetiva de evaluar el progreso hacia el logro de los objetivos clave de la hepatitis viral. Proporcionan comentarios que guían los esfuerzos de planificación de los CDC y las actividades de mejora del programa. Los datos para estos indicadores provienen de la Encuesta Nacional de Inmunización de los Niños de CDC (NIS-Child), el Sistema Nacional de Vigilancia de Enfermedades de Declaración (NNDSS) y el Sistema Nacional de Estadísticas Vitales (NVSS). La presentación de informes precisos y oportunos de los datos de los indicadores de estos sistemas sigue siendo una prioridad para los CDC.

Las metas de 2020 compiladas específicamente para este informe fueron adaptadas de otras iniciativas como Healthy People 2020 Objectives, HHS National Viral Hepatitis Action Plan, 2017-2020, y CDC’s Viral Hepatitis Strategic Plan, 2016-2020; sin embargo, ninguna iniciativa existente y única evalúa exhaustiva o consistentemente todos los indicadores considerados críticos para monitorear la carga de la hepatitis viral en la nación. La relación de cada indicador en este informe con otras iniciativas se describe en las Notas Técnicas.

Este informe evalúa el progreso al comparar resultados con objetivos anuales. Los objetivos anuales se basan en la suposición de que el cambio ocurrirá igualmente a lo largo del tiempo. Para cada indicador, se identificó un año de referencia (2014) como el punto de partida para establecer objetivos anuales.

No se utilizan pruebas estadísticas para evaluar los cambios a lo largo del tiempo, las diferencias entre los grupos o las diferencias entre el resultado y el objetivo anual o la meta de 2020. El cambio estadísticamente significativo no es una expectativa de progreso de un año al siguiente y puede no ser siempre necesario para alcanzar la meta de 2020. Datos adicionales para algunos indicadores están disponibles en otras publicaciones y pueden incluir información sobre significancia estadística.

Las Notas Técnicas proporcionan información adicional sobre la línea de base, los objetivos anuales y la meta de 2020 elegida para cada indicador, así como las fuentes de datos y los métodos de estimación utilizados para medir esos indicadores.

Resumen de resultados

Los resultados disponibles a partir del 1 de mayo de 2017 revelan el progreso nacional realizado para alcanzar los objetivos de prevención. Los datos también resaltan las intervenciones de hepatitis viral que deben mantenerse y aquellas que necesitan mejorar. De los siete indicadores con objetivos para mejorar los resultados de salud relacionados con la transmisión de enfermedades virales y la enfermedad, sólo un indicador cumplió la meta de 2020 en 2015 (reducir la tasa de muertes relacionadas con el VHB a 0,48 por 100.000 habitantes de EEUU). Para dos indicadores, los objetivos anuales no se cumplieron, pero los datos parecen estar tendiendo a alcanzar los objetivos de prevención. Para cuatro indicadores, los objetivos anuales no se cumplieron y no se produjo ningún cambio o los datos parecen estar más alejados del objetivo. Los indicadores de progreso se organizan según cada uno de los tres tipos de hepatitis viral: hepatitis A, hepatitis B y hepatitis C. Dentro de cada tipo, los indicadores se enumeran en el siguiente orden: prevención de la transmisión (es decir, prevención primaria, como cobertura de vacunación) , incidencia, prevención de la morbilidad (es decir, prevención secundaria) y, finalmente, mortalidad.

Los resultados disponibles a partir del 1 de mayo de 2017 muestran las áreas en las que la nación progresa bien y las áreas donde la nación puede mejorar.

Hepatitis A: la tasa de nuevas infecciones por VHA reportadas aumentó de 0,39 por 100.000 habitantes en 2014 a 0,43 por 100.000 en 2015. El porcentaje de niños de 19-35 meses que recibieron ≥2 dosis de vacuna contra la hepatitis A fue del 58% en 2014 y del 60% en 2015, más bajo que el objetivo de 2015 (62%) y el objetivo de 2020 (85%). La cobertura de vacunación contra la hepatitis A entre niños de entre 19 y 35 meses puede haber contribuido a un descenso de las tasas de incidencia de hepatitis A a niveles inferiores a la meta de 2020, de 0,3 por 100.000 habitantes de EEUU entre personas de 0 a 19 años. Por el contrario, la incidencia de hepatitis A para todos los demás grupos de edad aumentó ligeramente en 2015, alejándose de la meta de 2020 de 0,3 casos por 100.000 habitantes de EEUU. La variabilidad anual en las tasas de incidencia de VHA refleja, en parte, los brotes entre adultos no vacunados atribuidos al consumo de alimentos importados contaminados con VHA, o el contacto persona a persona en ciertos entornos. La vacuna contra la hepatitis A se recomienda para niños desde un año de edad y para personas que se inyectan drogas, hombres que tienen sexo con hombres, viajeros a países endémicos de hepatitis A, personas con enfermedad hepática crónica y otros adultos en riesgo de infección por VHA.

Hepatitis B: la meta de 2020 (0,48 por 100.000 habitantes de EEUU) para una reducción en las muertes relacionadas con el VHB se superó en 2015 (0,45 por 100,000). Los desafíos actuales del VHB como amenaza para la salud pública incluyen una baja cobertura de vacunación contra la hepatitis B entre las poblaciones de alto riesgo y un aumento en la tasa de nuevas infecciones por el VHB. En 2005, los CDC recomendaron que todos los bebés reciban una dosis de nacimiento de la vacuna contra la hepatitis B. Desde ese momento, el porcentaje de recién nacidos que recibieron la vacuna contra la hepatitis B dentro de los 3 días posteriores al nacimiento aumentó a un máximo del 74% en 2013; la cobertura fue del 72% en 2014 y 2015, por debajo del objetivo de 2020 del 85%. Igualmente preocupante es el aumento en las tasas de nuevas infecciones por el VHB entre los adultos, particularmente entre los 30-59 años de edad. La baja cobertura persistente de la vacunación contra la hepatitis B entre los adultos de alto riesgo, el aumento en el consumo de drogas inyectables relacionado con la crisis de opioides de la nación y los aumentos en otras conductas de riesgo contribuyeron a este aumento.

Hepatitis C: después de décadas de aumentos anuales, la tasa de muertes relacionadas con el VHC disminuyó de 5,01 por 100,000 habitantes en 2014 a 4,91 por 100.000 en 2015, pero no alcanzó la meta de 2015 (4,87 por 100.000). La tasa de nuevas infecciones agudas por el VHC informadas aumentó de 0,74 por 100.000 habitantes de EEUU en 2014 a 0,81 por 100.000 en 2015, muy por encima de la meta de 2020 (0,25 por 100.000). Los adultos jóvenes de entre 20 y 39 años tuvieron la mayor tasa de incidencia de infección aguda por VHC en 2015, y las tasas para este grupo de edad aumentan más rápido que para otros adultos. En 2015, las tasas de incidencia de infección por VHC fueron más altas entre los indios americanos/nativos de Alaska (1,76 por 100.000 habitantes de EEUU) y las personas blancas (0,92 por 100.000). Se observaron aumentos en las tasas de incidencia debido al aumento de las pruebas de detección del VHC y de los aumentos reales en las nuevas infecciones asociadas con un aumento en el consumo de drogas inyectables relacionado con la epidemia de uso de opiáceos. 

Autores: Blythe Ryerson, PhD, MPH, Director Asociado de Ciencias; Cecily Campbell, JD, LLM, Analista de Salud Pública Rachel J Wilson, Escritora/Editora; John W Ward, MD, Director de la División de Hepatitis Virales (DVH), Centro Nacional de Prevención de VIH/SIDA, Hepatitis Viral, MTS y TB (NCHHSTP). Oficina de Enfermedades Infecciosas, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Atlanta, Georgia.

 

Artículo traducido por ASSCAT

Última actualización: 11/11/17