La importancia del estudio epidemiológico de las hepatitis B y C que se está desarrollando en Cataluña

Del 26 al 28 de enero de 2017, ha tenido lugar la XXVI edición del Congreso Catalán de Digestología, en el Palacio de Congresos La Llotja de Lérida. En este encuentro anual que reúne a digestólogos y hepatólogos catalanes se presentan los temas más candentes de la especialidad.

congres-lleida

Este año, en el campo de las hepatitis virales, el estudio epidemiológico de las hepatitis B y C en Cataluña ha sido el tema estrella. El último estudio epidemiológico sobre hepatitis virales se realizó en 2002, comprendía 2.194 personas y mostró una prevalencia de portadores del VHC del 2,64%, mientras que el 1,69% eran portadores del VHB.

Por tanto, se precisa urgentemente de nuevos datos para conocer la situación actual y responder así a una serie de preguntas con el objetivo de planificar la asistencia de las hepatitis virales en el territorio y la previsión de la demanda de recursos.

En una de las sesiones del Congreso se presentó una comunicación con resultados provisionales del estudio epidemiológico que se está llevando a cabo. En el diseño de este estudio, se estableció que se necesitaría evaluar a 4.480 personas de todo el territorio. La muestra aleatoria de las personas a estudiar se obtuvo mediante el registro censal de los Centros de Asistencia Primaria. Este método identifica a personas que, estando censadas, no son necesariamente las que se visitan con asiduidad.

Hasta la fecha se ha realizado el análisis de 1.777 personas, el 40% de los individuos planteados. Las personas estudiadas hasta este momento, proceden de 19 centros del área metropolitana de Barcelona con un promedio de edad de 56 años, un 44% de hombres, el 83% de origen europeo.

Se han detectado 12 casos VHC+ (un 1,1%), 5 hombres con un promedio de edad de 64 años. El 38% de éstos no tienen circunstancias de riesgo para la hepatitis C conocidas. Destaca que el 5,5% tienen familiares con VHC y el 1,3% con VHB; no obstante, un elevado porcentaje no saben si sus familiares o contactos tienen o han tenido hepatitis víricas.

De los 8 HBsAg+ detectados (un 0,76%), 6 hombres, 5 extranjeros, edad media de 57 años. Uno de ellos, con antecedentes de tatuajes y drogadicción.

Los casos positivos fueron remitidos al especialista para estadiaje y eventual tratamiento. Cabe destacar que de los VHC+ dos pacientes tenían fibrosis avanzada.

Los mapas geoepidemiológicos que se presentaron mostraban diferencias en la prevalencia observada dependiendo de las poblaciones, por lo que la evaluación de las cifras deberá esperar a la finalización del estudio y al resultado definitivo.

En resumen, con los datos obtenidos, en la población general de Cataluña se estima una prevalencia de VHC del 1,1% y de VBH del 0,76%. Los casos VHC+ presentan una mayor media de edad, son de origen español y tienen antecedentes de transfusión e intervenciones quirúrgicas, mientras que los VBH+ son más jóvenes, de nacionalidad extranjera y con menos factores de riesgo de transmisión.

En los métodos del trabajo de campo, para reclutar los casos a estudiar se expusieron las numerosas dificultades detectadas, entre ellas: la elevada tasa de rechazo a participar (un 40%), la falta de actualización de los datos telefónicos y la tasa de no presentados del 15%.

La tasa de rechazo se puede relacionar con la escasa conciencia de la enfermedad que tienen los no diagnosticados, puesto que es una población asintomática. Por ello y para evitar rechazos se deberían mejorar los sistemas de información.

Para ASSCAT, como asociación de pacientes, una de sus prioridades ha sido siempre pedir al Departament de Salut la divulgación de información sobre las hepatitis virales mediante folletos actualizados que deberían distribuirse en los centros de atención primaria y centros de salud en general.

La detección de los “casos ocultos” de hepatitis C no diagnosticados debe ser una de las prioridades en este momento, en especial al disponer actualmente de tratamientos curativos para el VHC. En las personas con el VBH+ es muy importante su diagnóstico para proteger a su entorno más cercano, seguir un control de la enfermedad y, finalmente, acceder a un tratamiento antiviral si está indicado.

ASSCAT, como entidad implicada en el trabajo necesario para llegar a la eliminación de las hepatitis virales, desea que este importante estudio pueda finalizar lo antes posible y sus resultados puedan ser aplicados a la práctica real en beneficio de los pacientes y de la Salud Pública.

 

Fuente: Elaboración propia.

Última actualización: 2/02/17