Desvinculan los nuevos fármacos para VHC de la recidiva en cáncer hepático

Un equipo de investigadores del Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha llevado a cabo un estudio que indica que los nuevos tratamientos contra la hepatitis C no aumentan el riesgo de recidiva en cáncer hepático.

Investigadores del Hospital Universitario de Valme de Sevilla han esclarecido la controversia surgida sobre el posible incremento de riesgo de recidiva de cáncer hepático con el uso de los nuevos fármacos (antivirales de acción directa) para la hepatitis C durante la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI). Aunque estos nuevos tratamientos tienen una tasa de curación del 95 por ciento, dos estudios recientes habían alertado sobre una posible vinculación con un aumento de riesgo de reaparición del cáncer.

La investigación, llevada a cabo con pacientes que además de hepatitis C estaban infectados con VIH, llevó a cabo distintos análisis. En el primero de ellos, se evaluaron 319 casos de cáncer hepático y únicamente el 12 por ciento se había producido en pacientes que se habían curado de la hepatitis C previamente. En los últimos años se ha producido un aumento de la proporción de casos de cáncer hepático que se diagnostican en pacientes previamente curados. Así, uno de cada tres nuevos diagnósticos de cáncer hepático en pacientes coinfectados que se realiza en la actualidad, se lleva a cabo en un paciente curado de la hepatitis C. Esto remarca la importancia de mantener vigilancia estrecha de los pacientes con cirrosis, aunque hayan alcanzado la curación.

El segundo análisis se encargó de evaluar si este aumento se había producido a la entrada de los nuevos fármacos de acción directa para la curación de la hepatitis. En él se estudió, en más de 1.300 pacientes  con cirrosis curados de la hepatitis C, la probabilidad de presentar un cáncer hepático en función del período de tiempo y el tipo de tratamiento recibido. Se constató un descenso del 11 por ciento al uno por ciento con respecto al uso de fármacos utilizados con anterioridad (interferon pegilado y ribavirina).

Nicolás Merchante, quien ha dirigido la investigación, asegura que “no se está produciendo un aumento de la incidencia de cáncer hepático con el uso de los nuevos fármacos para la hepatitis”. Y añade “este estudio confirma la necesidad de mantener una vigilancia estrecha en los pacientes con cirrosis que se han curado de la Hepatitis C para poder detectar de forma precoz el cáncer hepático en caso de que se presente“. Esta investigación ha tenido una notable repercusión internacional dado los resultados que aporta basados en evidencia científica.

Fuente: diariomedico.com  21-02-17

Última actualización: 23/02/17