Curar la hepatitis C reduce las muertes y la enfermedad hepática

Curar la infección por hepatitis C reduce significativamente las muertes por enfermedad hepática y reduce la incidencia de descompensación, según muestran dos grandes estudios prospectivos de Italia y Escocia. Los hallazgos fueron presentados en el Congreso Internacional del Hígado 2018 en París.

En particular, los investigadores italianos mostraron que las personas con cirrosis compensada que no se curaron de la hepatitis C después del tratamiento antiviral de acción directa tenían 15 veces más probabilidades de morir de una causa relacionada con el hígado durante el período de 18 meses después de comenzar el tratamiento que las personas con cirrosis compensada que se curaron.

Menor riesgo de muerte para las personas curadas de hepatitis C en Italia

El estudio RESIST-HCV siguió los resultados clínicos de todas las personas tratadas con antivirales de acción directa en Sicilia entre marzo de 2015 y diciembre de 2016. El estudio excluyó a las personas con antecedentes de hepatocarcinoma o trasplante de hígado. Se incluyeron 4.668 personas en el análisis, 69,2% con cirrosis Child-Pugh A (compensada), 8,8% con cirrosis Child-Pugh B y 22% con infección crónica. Predominó la infección por genotipo 1b (68%). La edad media de las personas con cirrosis y personas sin cirrosis fue de 66 años y 62 años, respectivamente. El 58% eran hombres. Las mediciones de rigidez hepática de FibroScan® mostraron una rigidez hepática media de 10 kPa en personas con infección crónica, 21,8 kPa en personas con Child-Pugh A y 27,3 kPa en personas con Child-Pugh B.

El análisis por intención de tratar mostró que la tasa global de respuesta virológica sostenida (curación) fue del 90,7% (93,1% en el grupo de hepatitis crónica, 90,9% en el grupo Child-Pugh A y 83,1% en el grupo Child-Pugh B). Las personas con cirrosis B Child-Pugh tenían más probabilidades de morir durante el tratamiento (p <0,001).

Las personas con cirrosis B Child-Pugh también fueron más propensas a morir durante un período medio de seguimiento de 72 semanas. El 6,3% del grupo Child-Pugh B murió en comparación con el 1% del grupo Child-Pugh A y el 0,3% del grupo de infección crónica. Un mayor riesgo de muerte para las personas que no lograron una respuesta virológica sostenida comenzó a ser evidente después de 48 semanas de seguimiento (p <0,0001). Los eventos relacionados con el hígado (descompensación y nuevo hepatocarcinoma) ocurrieron con mayor frecuencia en personas con cirrosis Child-Pugh A que no lograron una respuesta virológica sostenida, pero no hubo diferencias significativas en la incidencia de estos eventos en personas con hepatitis crónica o cirrosis Child-Pugh B.

El análisis multivariado mostró que las personas con cirrosis Child-Pugh A tenían 15 veces más probabilidades de morir por una causa relacionada con el hígado si no lograban una respuesta virológica sostenida (HR 15,5, IC 95% 4,42-54,49, p <0,001). Un nivel de albúmina por debajo de 3,5 g/dl aumentó seis veces el riesgo de muerte (HR 6,01, IC 95% 2,3-15,73, p <0,001).

Las personas con hepatitis C crónica o cirrosis Child-Pugh A que no lograron una respuesta virológica sostenida también tenían un mayor riesgo de muerte debido a enfermedad cardiovascular (HR 10,56, 95% CI 3,43-32,46, p <0,001). La diabetes también fue un factor de riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular (HR 4.111, IC 95% 1,3-12,98, p = 0,011).

Disminución de la cirrosis descompensada en Escocia

El gobierno escocés se ha comprometido con un Plan de Acción Nacional contra la Hepatitis C que tiene como objetivo eliminar la hepatitis C y reducir la mortalidad y la morbilidad relacionadas con el hígado. Un objetivo clave es reducir la descompensación hepática relacionada con el virus de la hepatitis C en un 75% entre 2015 y 2020 a través del tratamiento antiviral de acción directa.

La descompensación representa una reducción importante en la función hepática y pone a las personas que la padecen en alto riesgo de muerte por insuficiencia hepática. La reducción de la incidencia de descompensación en personas con cirrosis es un paso crítico hacia la reducción de la mortalidad relacionada con el hígado.

La profesora Sharon Hutchinson de la Universidad Caledonia de Glasgow informó sobre los datos de vigilancia nacional que vinculan a todas las personas diagnosticadas y tratadas con registros de hospitalización por descompensación, lo que permite un control preciso de los eventos hepáticos entre todas las personas diagnosticadas con hepatitis C en Escocia.

Aproximadamente 4.800 personas han recibido tratamiento para la hepatitis C durante los últimos tres años, el 83% con antivirales de acción directa. El 94% de todas las personas tratadas lograron una respuesta virológica sostenida. Entre 2013 y 2016 los casos de descompensación disminuyeron en un 29%. Un análisis de series cronológicas de períodos de seis meses desde la introducción de antivirales de acción directa mostró que los eventos de descompensación disminuyeron en un promedio de 11% en cada período de seis meses. Los investigadores estiman que se evitaron 97 eventos de descompensación en los primeros dos años después de la introducción de antivirales de acción directa.

 

Fuente: infohep.org (17/04/18)

Noticia traducida por ASSCAT

Referencias

Calvaruso V et al. Disease outcomes after DAA-induced SVR: data from the Resist-HCV cohort. The International Liver Congress, Paris, abstract PS-149, 2018. Journal of Hepatology 68: S83, 2018. 

Hutchinson S et al. Reduction in the incidence of hepatitis C-related decompensated cirrhosis associated with national scale-up of direct-acting antiviral therapies targeting patients with advanced liver fibrosis. The International Liver Congress, Paris, abstract GS-017, 2018. Journal of Hepatology 68: S67, 2018.

Última actualización: 9/05/18