¡¡Curado!!! Último capítulo del “Dietario de un enfermo C”

El viernes 28 de noviembre de este 2014 no fue un dia más para quien firma.

En la consulta del hepatóloga Carmen López, del Hospital Josep Trueta de Girona, recibí la excepcional y feliz noticia de que he superado la maldita hepatitis C. La doctora confirmó que el virus es indetectable en la analítica sanguínea de la 12ª semana después del duro tratamiento con interferón, ribavirina y telaprevir. Seis largos meses sometido a la triple terapia ha funcionado.

Ahora, terminado la pesadilla, me siento en deuda con todas las personas que me han apoyado en la enfermedad, las cuales, sinceramente, aunque cueste creerlo, son todas las que conozco, sin excepción: la familia, los amigos, los compañeros de trabajo y también los diferentes equipos médicos que me han soportado, sin olvidar los compañeros solidarios de la Asociación de Enfermos de Hepatitis, ASSCAT. Me siento en deuda con todos ellos.

Creo que tengo que hacer públicas estas líneas porque nunca he escondido mi enfermedad. Hacer pública la enfermedad ha ido de perlas para mí. ¡Ojalá lo hiciera todo el mundo! He explicado mis circunstancias de palabra y por escrito, hasta llegar al extremo de publicar un amplio reportaje como afectado por el “virus C“, un testimonio en primera persona que se publicó el 7 de septiembre de 2014 en el Dominical” del “Diari de Girona”. En aquel reportaje pude describir las condiciones del tratamiento antiviral, pero dejé el lector con el suspense de saber el resultado, entonces todavía incierto.

Ahora, por lo tanto, me encuentro en la obligación de comunicar a todas las personas el resultado. Y tengo el placer de decir a todas las personas que me leyeron que el tratamiento ha funcionado. Estoy curado. ¿Repito? ¡¡¡Curado !!! Tengo el alta médica definitiva ya todos los efectos. Mi estado de salud es bueno. Practico deporte con regularidad. El hígado se ha regenerado y ya no volverá a sufrir el ataque del virus. Aunque queda pendiente una última analítica de ratificación del resultado, no tendré que hacer otro control ni someterme a ningún tipo de seguimiento médico por causa de esta enfermedad infecciosa.

Este es, pues, el último capítulo, del “Dietario de un enfermo C“, si es que se me permite agrupar bajo este título todos los escritos, comentarios en la red y otros comunicados hechos a lo largo de a al menos 8 años, en partir del momento que se me detectó el virus, en 2006, hasta ahora.
Lo hago con el deseo de que todos los afectados puedan ser tratados, algunos de los cuales se encuentran en una fase avanzada de la enfermedad. Que puedan ser tratados y curados.

Daniel Bonaventura        Girona 3 de diciembre de 2014

 

 

Última actualización: 22/03/15