Comentarios del XI Congreso de VIH/Sida y el IV Congreso de Hepatitis Víricas 2017 en Brasil

Bajo el lema “Prevención Combinada – Multiplicando Opciones” el evento, celebrado los días 26, 27, 28 y 29 de septiembre de 2017, tuvo como objetivo reunir y evaluar resultados de estudios, experiencias y prácticas de prevención y asistencia. 

En su intervención, el ministro de Salud, el Dr. Ricardo Barros, presentó como modelo a seguir la negociación de precios de los medicamentos para hepatitis, hecho que posibilitó aumentar el acceso al tratamiento, anunciando que el próximo año serán contemplados todos los infectados con cualquier grado de fibrosis, incluso los con F0, F1, etc., y que la intención del gobierno es tratar a 130.000 infectados con hepatitis C en los próximos dos años (2018-2019). 

Entre las experiencias exitosas en relación a las hepatitis mostradas en el Congreso, cabe destacar las siguientes: 

– Un trabajo sobre la ampliación del diagnóstico y prevención al realizar la capacitación de los profesionales de la salud. 

– Un trabajo sobre el perfil cognoscitivo de los pacientes antes y después del tratamiento con sofosbuvir y daclatasvir mostrando que es observada una mejora significativa en algunas funciones cognoscitivas, principalmente, la memoria. Aunque no hubo mejora significativa en los síntomas depresivos. 

– Un trabajo mostró que los equipos de enfermería necesitan mayor formación para adquirir la información necesaria sobre la prevención de la hepatitis C. 

– Un trabajo mostró que existe una alta carencia de información en las escuelas respecto a la no existencia de una vacuna para la hepatitis C, mostrando ser necesario inserir la Educación en Salud en la educación básica. 

– En un estudio de alta complejidad realizado en un servicio hospitalario y en una población de una franja de baja edad específica, fue observada una baja superioridad de hepatitis C en la población estudiada. Ese resultado va en consonancia con otras investigaciones, las cuales han revelado una menor superioridad de la hepatitis C en Brasil, en relación a aquella anteriormente verificada. 

– Asusta el resultado de un estudio sobre el conocimiento básico de las hepatitis víricas mostrando que entre los estudiantes de enfermería de todos los cursos el conocimiento es insuficiente, aunque exista un aumento de este conocimiento a lo largo de la carrera. Los resultados alertan de la necesidad de que las hepatitis víricas sean efectivamente abordadas desde el inicio de los cursos de enfermería. 

– Entre los profesionales de enfermería ya graduados un estudio constató que un número significativo de profesionales de enfermería desconocía las formas de transmisión y de prevención de la hepatitis C. 

– Una revisión narrativa de la literatura muestra que diversos autores están de acuerdo que la prueba de la hepatitis C en unidades de urgencia y emergencia es estratégica para la identificación de casos nuevos. 

– Una revisión de 19 estudios internacionales sugiere que el enfermero debidamente capacitado puede realizar la elastografía hepática, con un resultado comparable a la de operadores médicos, lo que ha sido adoptado en varias regiones del mundo. 

– Un estudio del tratamiento en la vida real muestra que en dos ambulatorios públicos donde fueron tratados 248 infectados con hepatitis C se confirmó la eficacia y seguridad de los regímenes de tratamiento libre de interferón en pacientes infectados por la hepatitis C y cirróticos compensados. 

– Las superioridades encontradas para las hepatitis B y C en el estado de Pará durante la campaña de julio amarillo estuvieron por debajo de las apuntadas en la literatura. Esto puede haber ocurrido debido a que la prueba fue realizada en población de todas las franjas de edad y no solamente en pacientes mayores de 40 años. 

– Un estudio evaluando el conocimiento de los académicos de fisioterapia y farmacia sobre las hepatitis víricas mostró que al ser evaluados hubo un mayor porcentaje de errores que de aciertos antes de la capacitación, indicando una falta de conocimientos básicos sobre hepatitis. Este hecho puede llevar a la negligencia de medidas de bioseguridad, aumentando el riesgo de infección por hepatitis virales para los propios graduados y para los pacientes atendidos en los estadios y prácticas del curso, pudiendo prolongarse el riesgo en la vida profesional, si la falta de conocimiento no es suplida antes de final de curso.

– En mi participación en el Congreso realicé charlas sobre los temas “Activismo: hepatitis virales y coinfección VIH” y “Estrategias para el alcance de la visibilidad del movimiento social”. También tuve que sustituir a un ponente, teniendo que preparar una presentación para hablar sobre “Nueva realidad de las OSC de hepatitis virales a partir de la cura de la hepatitis C” y otra sobre “Sostenibilidad y financiamiento de las organizaciones de la sociedad civil en la realidad actual”.

Mi comentario final

Si tuviese que dar una nota entre 0 y 10, donde 0 es muy malo y 10 excelente, por los trabajos arriba resumidos daría un 10, pero no puedo dejar de reivindicar, o mejor dicho reclamar, sobre las pocas asociaciones de pacientes de hepatitis que fueron invitadas, ya que solamente unas 10, entre los 3.200 participantes del Congreso (entre gestores, profesionales de la salud y movimientos sociales). Por tanto, en protesta y solidaridad con aquellos compañeros que no estaban presentes, seré justo dando una nota entre 7 y 8. 

Felicito todo el equipo del Departamento ITS, SIDA y Hepatitis Víricas del Ministerio de Salud por la excelente organización y coordinación del Congreso, donde todos actuaron con total dedicación y profesionalidad. Soy testigo de eso. 

 

Carlos Varaldo

Presidente de Grupo Otimismo Brasil

www.hepato.com

Última actualización: 2/10/17