El 90% de las personas con el virus de la hepatitis B crónica no han sido diagnosticadas

Las tasas de diagnóstico y tratamiento del VHB son muy inferiores a los niveles necesarios para lograr el objetivo de eliminación de la OMS en 2030.

Según la investigación publicada en ‘The Lancet Gastroenterology & Hepatology’, el 90% de las personas con el virus de la hepatitis B crónica (VHB) no han sido diagnosticadas. El estudio también mostró que sólo el 5% de los pacientes elegibles están recibiendo terapia contra el VHB. Estas proporciones están muy por debajo de las necesarias para alcanzar el objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de eliminar el VHB como una amenaza para la salud para 2030.

“Los gobiernos sucesivos en las regiones de alta prevalencia han aceptado la doctrina de la vacunación, pero han pasado por alto la imagen más amplia de la detección, el diagnóstico y el tratamiento para prevenir la progresión”, comentan los autores de un editorial que acompaña al estudio. “La incidencia de nuevas infecciones crónicas por el VHB aumentará en los adultos no vacunados a menos que se implementen grandes aumentos en la detección y el vínculo con la atención”.

En 2016, la OMS estableció el objetivo de eliminar el VHB crónico como una amenaza para la salud pública para el año 2030. Aunque no existe una cura para el VHB, existe una vacuna altamente efectiva y la infección puede controlarse mediante el tratamiento con medicamentos antivirales.

La eliminación del VHB para 2030 requerirá:

  • El 90% de cobertura de tres dosis de vacunación infantil para 2020.
  • La vacunación oportuna con dosis para el nacimiento en el 50% de los lactantes para 2020, que alcanzará el 90% en 2030.
  • Una prevalencia crónica del VHB en niños del 1% en 2020 y del 0,1% en 2030.
  • Un diagnóstico del 90% de las personas infectadas con VHB.
  • El tratamiento antiviral del 80% de las personas diagnosticadas elegibles para terapia.

Para permitir controlar el progreso hacia estos objetivos, un equipo de investigadores estimó la prevalencia nacional, regional y mundial del VHB, así como las tasas de diagnóstico, vacunación y tratamiento. Los datos se obtuvieron a partir de estudios publicados, informes del gobierno y entrevistas con expertos nacionales.

Sobre la base de estos datos, los investigadores calcularon que 364 millones de personas, el 5% de la población mundial, tenían infección crónica por el VHB. Pero después de considerar la epidemiología, los cambios demográficos, la cobertura de vacunación, el tratamiento y el diagnóstico, los investigadores revisaron su estimación de prevalencia hasta el 4% de la población mundial.

La prevalencia fue más alta en Asia oriental y África subsahariana, alcanzando el 12% en la República Centroafricana, en comparación con menos del 1% en el Reino Unido. Sólo 21 países representaron el 80% de todos los casos de VHB crónico en 2016. Además, el 57% de estas infecciones se produjeron en cinco países: China, India, Nigeria, Indonesia y Filipinas.

Las tasas de diagnóstico global fueron muy bajas. Aunque se dispone de una prueba precisa desde la década de 1970, sólo el 10% de las personas con la infección habían sido diagnosticadas en 2016. El diagnóstico no era sólo un problema para los países pobres pues dos tercios de las personas con VHB crónica en los EEUU y el 80% en el Reino Unido no tenían conocimiento de su infección.

Sólo una pequeña fracción de las personas elegibles, el 5%, recibían medicamentos anti-VHB. La cobertura de tratamiento fue baja incluso en Europa occidental: sólo el 3% en Bélgica, el 5% en Irlanda, Noruega y Portugal y el 25% en el Reino Unido.

A nivel mundial, menos del 1% de las mujeres embarazadas con una alta carga viral del VHB recibieron profilaxis antiviral para prevenir la transmisión de madre a hijo.

En 2016, aproximadamente el 1,4% (1,8 millones) de niños de cinco años tenían hepatitis B crónica. A nivel mundial, el 87% de los niños recibieron las tres dosis de la vacuna necesarias para prevenir la infección. Resulta alentador que 94 de los 120 países incluidos en el estudio ya hayan alcanzado el objetivo provisional de un 1% de prevalencia entre los niños de cinco años y que 46 de los países hayan alcanzado el objetivo de 2030 con una prevalencia del 0,1%.

A pesar de estos datos positivos, sólo el 48% de los bebés recibía su primera dosis de vacunación dentro de las primeras 24 horas cruciales después del nacimiento, y sólo el 10% de los niños recibían anticuerpos protectores, con la inmunoglobulina B (IGHB), junto con la estrategia de vacunación completa. Fue sólo en 2017 que el Reino Unido y Noruega introdujeron la vacunación de rutina contra el VHB para los recién nacidos.

La mayoría de los países con una alta carga de VHB infantil aún no han implantado la vacunación infantil completa y proporcionado la IGHB.

“Tenemos todas las herramientas necesarias para eliminar la hepatitis B en los niños. A pesar de esto, 1,8 millones de niños de 5 años de edad se infectaron con el VHB en 2016, cifra muy similar al número de nuevas infecciones que se producen anualmente”, concluyen los autores. “Este análisis proporciona un marcador en el camino hacia la eliminación al cuantificar el uso de la profilaxis en los recién nacidos y el tratamiento a nivel nacional, regional y mundial. Este trabajo puede respaldar estrategias nacionales para eliminar el VHB y reducir el número de nuevas infecciones en un 90% para 2030”.

 

Fuente: infohep.org (27/03/2018)

Noticia traducida por ASSCAT

Referencia: The Polaris Observatory Collaborators. Global prevalence, treatment, and prevention of hepatitis B virus in 2016: a modelling study. The Lancet Gastroenterol Hepatol, online edition: http://dx.doi.org/10.1016/s2468-1253(18)30056-6 (2018).

Última actualización: 16/04/18